Publicado el 1. Septiembre 2017 In Vida en alianza

Encuentro generación de los 70

CHILE, Verónica Gutiérrez •

En Chile, la generación de los setenta vivió grandes cambios de forma paralela. Por una parte, el movimiento de Schoenstatt crecía con la celebración de los 25 años de la misión del 31 de mayo, el aniversario de santuarios, las misiones y los campamentos que se organizaron. Por otra parte, el país vivía cambios políticos y sociales que terminaron en tiempos complejos y duros.

De todas formas, los jóvenes universitarios se reunían en el Santuario Cenáculo de Bellavista, en Santiago. Organizaban actividades y los fines de semana se reunían en las casas de unos y otros en “malones”, como se decía en aquella época a los encuentros juveniles. Cuarenta años después, se dieron cuenta que ya no se veían más que para los funerales. Esto fue un aliciente para organizar un evento y reencontrarse con los que formaron aquella generación llena de ideales.

Nena O’Ryan aclara el contexto histórico que se vivía en Chile en aquellos años, que aunque el país se dividía cada día más, “la Iglesia tenía un rol importante, que llamaba al diálogo”. Javier Troncoso cuenta que vivió este proceso dentro de un Schoenstatt “muy abierto, muy variado y pluralista”.

“Re-encuentro”

— Alo, Tito?

— Sí, ¿con quién hablo?

— Tienes que retroceder 40 años atrás… Soy Vicky

— ¡¡Ay!! ¡No lo puedo creer! ¡Tantos años! Si ya estamos en la “primavera de la tercera edad”

Vicky Contreras explica cómo se fue gestando la idea. “Le contamos a la hermana María Victoria, superiora provincial de las hermanas y le gustó mucho. Tanto así, que nos prestó su casa. Queríamos hacer de este encuentro un ‘reencuentro’. Muchos de nosotros no nos veíamos desde hacía 20 o 30 años”. Querían revivir los años de juventud acompañados de sus asesores: el padre Rafael Fernández y la hermana María Angélica Infante. “Queríamos tener la oportunidad para hacer recuerdos de tantas experiencias vividas en nuestra juventud, como hijos e hijas de Schoenstatt en nuestra tierra de Bellavista”.

“El encuentro tuvo la misma forma que nuestros malones, en los 70”, explica Vicky. “Nos juntamos en el salón de la casa provincial. El padre Rafael contó que en esa sala fue su primera prédica y la hermana dijo que en esa sala hizo su primera charla”.

Al lugar llegaron cerca de 60 personas. Este fue un encuentro no tanto de miembros del movimiento, sino de quienes formaron parte de esa etapa tan importante. Esta actividad comenzó con una Misa que concelebraron el padre Rafael y el padre Marcelo Aravena. Cantó el mismo grupo que cantaba siempre en la juventud: la misa del “Hacia el Padre”.

Después de eso, fue necesario ponerse al día en historias y conversar sobre sus vidas y por su puesto, recordar aquella etapa dentro de la juventud.

Qué pasó en los años siguientes

En la última parte del encuentro, algunos de los invitados dieron testimonio de lo que ha sido su experiencia dentro del Movimiento de Schoenstatt durante estos años. La hermana Marisol, que trabaja en El Peñón (zona de riesgo social), realizando obras sociales. Juan Luis Vacher, contó su experiencia en las misiones en Burundi.

Al final todos se rieron de buena gana con Alberto Mossó quien recordó anécdotas de aquellos años. “En ese tiempo las hermanas y los padres trataban de separar a las juventudes y nosotros tratábamos de juntarnos y el momento idóneo, era en el Mes de María. Era el momento para ‘vitrinear’ a los jóvenes y a las ‘chiquillas’. También eran tiempos en que uno se enteraba de las noticias ‘ellos se van a Alemania’ y así iban naciendo las vocaciones o los otros que se emparejaban y que hoy ya vemos que siguen casados”.

“El sábado fue retraer toda esta historia. Encontrarme con gente que no veía hace 40 años. Darnos cuenta cómo hemos cambiado. Pero que de todas formas, seguimos siendo los mismos jóvenes con los mismos ideales en nuestros corazones”, cuenta emocionado Yerko Simicic. “Me volví a sentir de 15 años. Mi corazón se volvió a encender”, cuenta Carmen Delia Sepúlveda.

“Lo más importante del encuentro es que, aunque pasaron 40 años, nos une gran amistad y Alianza de Amor”, añade Vicky.

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *