Publicado el 1. Agosto 2017 In Vida en alianza

Celebrando 75 años de ser un hogar y una familia para todos

Estados Unidos, Carlos Cantú •

El clima inclemente y sofocante de Texas se tomó un respiro este 16 de julio para que pudiéramos celebrar el 75 aniversario de la fundación de la Obra de las Familias de Schoenstatt. Milagrosamente gozamos de un día relativamente nublado y, por lo tanto, de una temperatura ligeramente menor. El día transcurrió sin que sudáramos tan copiosamente como es común en los tórridos veranos tejanos. ¡Fue una buena razón para alegrarnos y estar agradecidos!

El día empezó en el santuario alrededor de las 10:30 de la mañana. Varios artículos de gran significado adornaban el frente del santuario: la cruz; nuestra bella imagen de la Mater coronada como Reina de las Familias; el retrato de nuestro Padre y Fundador, José Kentenich; una impresionante fotografía del Dr. Fritz Kuehr y de su esposa, Helena, quienes fueron piezas clave en los inicios de la Obra de las Familias; una vela, flores y varios estandartes, todos pertenecientes a la Obra de las Familias.

La música de las Hermanas de María contribuyó en gran medida al ambiente festivo. Estamos especialmente agradecidos por la presencia de uno de los Padres de Schoenstatt, el P. Gerold Langsch, quien ha servido a la Familia de Schoenstatt, dentro y fuera de Texas, por muchos años y actualmente está en la parroquia de San Pablo en Austin, Texas, y continúa sirviendo a la Familia de Schoenstatt de muchas maneras. También apreciamos mucho el esfuerzo de la Hna. Mara Medina, quien se dedica a la Obra de las Familias en Texas y que trabajó mucho para coordinar la celebración. El P, Langsch y Carlos Cantú, Maestro de Ceremonias, dirigieron la oración inicial y la ceremonia en el santuario.

Una familia que nació en un lugar extraño ¿suena familiar?

El P. Kentenich fundó la Obra de las Familias con el Dr. Kuehr en Dachau, el 16 de julio de 1942.  Tanto el Instituto de las Familias de Schoenstatt como la Federación de las Familias de Schoenstatt y la Liga de Familias están representados en Texas. En esta ocasión, las tres entidades acudieron a la celebración que se llevó a cabo en el Santuario Confidentia. La celebración y la santa Eucaristía estaban espiritualmente conectadas con la celebración que se llevaba a cabo en Dachau, así que un espíritu familiar bendecido permeó en nuestra celebración.

Después de la ceremonia y la oración de inicio, fuimos en procesión al centro de capacitación. Matrimonios provenientes de Corpus Christi, encabezados por la familia Norman, prepararon un momento de adoración antes de la celebración de la santa Misa. Respeto, silencio y luces atenuadas proveyeron una imagen significativa y eficaz para evocar el evento de Dachau en 1942.  En esta escena, María Rodríguez, del Curso 2 de la Federación de Familias, se sentó en un escritorio simulando que era Helena Kuehr escribiendo una carta a su esposo, el Dr. Fritz Keuhr. Mientras María actuaba como si estuviera escribiendo la carta, alguien la leía solemnemente fuera de cuadro. Era una carta entre marido y mujer en la que estaban analizando lo que había ocurrido y discutían su situación actual. Fue una experiencia conmovedora para todos los presentes.

Se siente como en casa

Algunas familias de San Antonio, encabezadas por la familia Huerta, realizaron los preparativos para la Misa.  El celebrante, P. Gerold Langsch, dio una homilía muy inspiradora.  Asemejó a Schoenstatt y al P. Kentenich con un motor, cuyo creador estaba en prisión, y subrayó la importancia de la familia para la Iglesia y la sociedad. En todos los ámbitos de la vida se necesita un hogar, dijo, y eso es lo que quiere Schoenstatt: datle a la gente una familia. Somos una familia por la que se ha rezado, por la que se han sacrificado…

Después del almuerzo y de un rato de diversión y juegos, participamos en la presentación de Víctor and Olga Alegría, del Instituto de Familias de Schoenstatt.  El matrimonio Alegría enumeró algunos libros con la temática de la fundación de la Obra de Familias, y después hizo un resumen de la historia de las diversas ramas familiares de Schoenstatt.

Siempre en dirección hacia el Padre

La hermosa celebración concluyó en el santuario con la renovación de la Alianza de Amor en inglés, español y alemán. El P. Gerold Langsch impartió entonces a todos los presentes una bella y elocuente bendición. Se invitó a todos a dirigirse a la estatua del P. Kentenich y recibir una tarjeta conmemorativa del jubileo de los 75 años de la Obra de las Familias. En el reverso de las tarjetas estaban las palabras de nuestro Padre y Fundador, tomadas del libro “Hacia el Padre”:

“Tu santuario es nuestro Nazaret
donde el Sol de Cristo irradia su calor.

Con su luz clara y transparente
da forma a la historia
de la Sagrada Familia,
y, en la venturosa unión familiar,
suscita una santidad cotidiana
fuerte y silenciosa.

Para bendición de tiempos desarraigados,
en este Nazaret
Dios trae salvación a las familias;
allí donde los hombres se consagran a Schoenstatt,
él quiere regalar con clemencia
santidad de la vida diaria.

Haz que Cristo
brille en nosotros con mayor claridad;
Madre, únenos en comunidad santa;
danos constante prontitud para el sacrificio,
así como nos los exige
nuestra santa misión.

El universo entero
con gozo glorifique al Padre,
le tribute honra y alabanza
por Cristo con María
en el Espíritu Santo,
ahora y por los siglos de los siglos.”

(P. José Kentenich, HACIA EL PADRE, Edición en Castellano, p. 63)

Tan pronto como terminó nuestra celebración, el sol abrasador resurgió de entre las nubes, donde había estado escondido todo el día para darnos un ambiente más confortable, pero volvió a brillar y a dar calor para recordarnos nuestra tarea, nuestra misión: ¡Proclamar la Alianza de Amor desde el santuario de la Santísima Virgen de Schoenstatt!

Fotos: Valente Macías

Original: Inglés, 31.7.2017. Traducción: Eduardo Shelley, Monterrey, México

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *