Publicado el 10. julio 2017 In Vida en alianza

El Sonido de Schoenstatt en Nigeria

NIGERIA, Michael Okpala y María Fischer •

“Madre Victoriosa” es el título de un nuevo disco compacto ofrecido por los Padres de Schoenstatt en Nigeria y que incluye canciones que reflejan la vida vibrante de esta joven familia de Schoenstatt. ¿Alguna vez quisiste saber cómo se oye “En tu poder y en tu bondad…” en Nigeria? Bueno, aquí está… ¿Cómo renovar la Alianza de Amor en lengua Yoruba? Escúchalo…

Respecto a la música

El coro especial de la casa de los estudiantes de Schoenstatt fue resultado de la breve estancia del P. Juan Pablo como delegado superior en Nigeria. Él instituyó el coro especial para representar a la comunidad estudiantil en competencias, eventos, viajes corales y producciones como ésta. Este disco es el fruto del compromiso renovado, de las prácticas y ensayos tediosos y de noches en vela para lograr con mucho cuidado y esfuerzo las composiciones precisas.
Se invirtió mucha energía en armar las pistas de estas canciones y el resultado es lo que ahora se puede ver. Las pistas son una combinación de canciones en los idiomas inglés, igbo y yoruba.
Cada una de las canciones está centrada en María y busca honrar a la Santísima Virgen. Sin embargo, el mérito no está solamente en haber armado las pistas con tanto esfuerzo, sino que, aunque era la primera vez que se emprendía una cosa así, el resultado puede considerarse como una gran pieza musical. En la producción, la participación del P. Reginald Ibe (el rector) fue fundamental por su consejo paternal, apoyo y una encomiable insistencia en “lo mejor”. Hizo realmente un buen trabajo.
A continuación, se muestra un resumen de las pistas musicales para facilitar un mejor entendimiento.

PISTA 1: Ave María

Esta es la primera pista y está cantada básicamente en inglés. Reconoce a la Madre Admirable, Reina y Victoriosa de Schoenstatt, como la gran intercesora en tiempos de caos, dificultades, falta de paz, levantamientos, dificultades de la vida, conflictos, anarquía y destrucción que asuelan a las familias, a la vida, al continente africano y al mundo entero. Esta canción reconoce el rol y el poder intercesor de María e implora su intercesión por la paz mundial. También reza por la pureza sacerdotal, de acuerdo con la pedagogía de Schoenstatt sobre la santidad de la vida diaria y el lema de alianza: ‘Nada sin ti, nada sin nosotros’.

PISTA 2: Déjame abrazarte

Esta canción ve a María, Reina de Schoenstatt, como a una dulce madre que nos acoge cuando nos equivocamos. Este hecho se acopla bien con el entendimiento de los schoenstattianos de que en la Alianza de Amor una María perfecta sella una alianza con una persona imperfecta. Ella sella la alianza más con nosotros, y esa es la razón de que, aunque seamos infieles, ella permanece fiel. De hecho, es precisamente su fidelidad la base de nuestra lucha diaria por ser fieles. Esta canción reconoce el cuidado maternal de María y demuestra nuestro deseo incondicional de abrazarla. Ella es la madre de los sufrimientos que cargó sus penas y su dolor con confianza en la Divina Providencia. Queremos abrazarla y alimentarnos así de su abundante fuente de gracias y virtudes.

PISTA 3: El Santuario de la Victoria

Esta pista tiene un elemento nigeriano. Habla acerca del santuario, pero en particular del Santuario de la Victoria, que está en Nigeria. Habla del Santuario de la Victoria como un lugar de gracias, donde reforzamos nuestra unión con María, donde recibimos las gracias de la conciencia de misión, acogimiento y transformación espiritual. La Santísima Virgen ha establecido su trono en el Santuario de la Victoria, dice esta canción. Ella ha puesto su carpa en el Santuario de la Victoria; es una carpa de paz, que irradia luz propia.

PISTA 4: Confío en tu poder

La canción en la pista 4 adopta y adapta una oración orientada a Schoenstatt: “En tu poder y tu bondad fundo mi vida, en ellos espero confiando como niño. Madre Admirable, en ti y en tu Hijo en toda circunstancia creo y confío ciegamente. Amén.”  Cuando nos sentimos abrumados por las dificultades de la vida, criticados por ser como María, enfrentados a dificultades y problemas tormentosos, permanecemos erguidos e incólumes por nuestra creencia de que María nos cuida, a nosotros sus niños. Confiamos en su poder.

PISTA 5 Eji m gi eme onu

Esta canción se canta en el lenguaje Igbo, uno de los varios usados en Nigeria. Aquí la Santísima Virgen es una Madre grande y buena, y por ello estamos orgullosos de ella. Es adecuado estar orgullosos de ella, ya que es una ‘Ezinne’ (Madre buena), una gran misionera que obra maravillas, una madre suave y amable, amorosa y radiante de esplendor.
La amamos y estamos orgullosos de ella.

PISTA 6: Acelera la fuente

Esta pista es simplemente una réplica de un himno de Schoenstatt que se canta con frecuencia en Nigeria y que se llama precisamente “Acelera la fuente”. Vale la pena citar:
Con el soplo del Espíritu y la gracia de tu santuario, colaboremos para lograr con gran alegría las metas que nos hemos fijado y formemos un tronco fuerte que produzca ramas anchas con fruto fresco siempre.
Estribillo: Así que acelera la fuente, deja que las gracias fluyan, Tres Veces Admirable, Reina de Schoenstatt, enraizada en tu santuario, deja que el árbol crezca, que el pueblo de Sion descanse en tu hogar.
Como San Pedro y San Pablo, vayamos unidos a la ciudad, con celo apostólico, para atraer a toda la gente de corazón joven, para encontrar un hogar en tu tierra de Schoenstatt.

PISTA 7 Kentenich: Un Padre para muchos

Esta pista, como la anterior, es también una versión de uno de los himnos de Schoenstatt más cantados en Nigeria, intitulado – ‘Kentenich: Un Padre para muchos.’ Vale la pena citar algunas estrofas:
Este hombre acerca a María a los corazones y lleva a María a los corazones, da a los corazones jóvenes esperanza, para reír y para esforzarse en la santidad diaria.
Estribillo: Él es el Profeta, Padre y Fundador, que forma en la Alianza de Amor. Para formar vocaciones libres y sacerdotales, con María como nuestra educadora.
Con alegría forma al hombre nuevo, para construir una nueva nación, orgullosa de su misión, para los tiempos más nuevos, en los que Cristo reine sobre todos.
Con fe en la providencia de Dios, guía a los hombres con corazón de caballero, ama a la Iglesia y forma desde el santuario, desde donde fluye la corriente de gracias.

PISTA 8 Maria Nneoma

Esta canción está en el idioma Igbo. Habla de María como ‘Nneoma’ (Madre buena). Porque ella es una buena madre, sus siervos nunca perecerán, Servus Mariae Nunquam peribit. A la Santísima Virgen se le honra en el cielo y en la tierra, ella es la belleza de Schoenstatt y la Reina de nuestros corazones. La canción reafirma nuestro amor por la Santísima Virgen.

PISTA 9 Dios te salve, María

Esta canción es un arreglo de la popular oración de Schoenstatt: “Dios te salve, María, por tu pureza conserva puros mi cuerpo y mi alma. Ábreme ampliamente tu corazón y el corazón de tu Hijo. Dame la gracia de un profundo autoconocimiento, de la perseverancia y fidelidad hasta la muerte. Dame almas, confíame a las personas y todo lo demás tómalo para ti. Amen”.
Esta canción alaba y habla de la Santísima Virgen, Madre y Reina Victoriosa Tres Veces Admirable de Schoenstatt como la más digna de honor, Reina más bendecida y Madre de misericordia.

PISTA 10 Mi Reina, mi Madre… en Yoruba

Esta es la última pista en esta serie. Es simplemente una versión de la Pequeña Consagración que todos conocemos: ‘Oh, Señora mía, Oh, Madre mía…’ Está cantada en lengua Yoruba que, como la lengua Igbo, es ampliamente usada en Nigeria.

Escucha a… Ave María

¿Cómo puede uno escuchar las otras canciones?

Las canciones están disponibles en un disco compacto (CD) que puede ser ordenado en la Casa del Padre de Monte Sion a cambio de una donación de 15 Euros. Los fondos recaudados mediante el disco se usarán para la obra de los Padres de Schoenstatt en Nigeria.

Para ordenar el CD, usa el botón de donación en línea y deja tu nombre y dirección de entrega en el campo “Mensaje”.

O escribe un correo a: [email protected]

Idioma original: Inglés, 9 de julio de 2017. Traducción: Eduardo Shelley, Monterrey, México.

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *