Publicado el 28. julio 2015 In Segundo siglo de la Alianza, Vida en alianza

Tres preguntas… sobre el Schoenstatt del segundo siglo de la Alianza de Amor (36)

Me llamo Cristina White y soy argentina. El 6 de agosto harán 29 años que conocí a la Campaña y al Padre Esteban J. Uriburu. Ese día él me entregó las dos primeras imágenes peregrinas para Henderson, en la provincia de Buenos Aires, donde vivía entonces. Ahí comenzó la aventura apasionante de ser instrumento de la Mater, que se potenció al sellar mi Alianza de Amor con Ella. Hoy puedo afirmar, como decía Don João, que cada día es un nuevo comienzo al servicio de esta gran misión apostólica para el mundo entero •

A medio año de peregrinar por el segundo siglo de la Alianza de Amor… ¿Cómo sueña a este Schoenstatt en su ser, en su estar en la Iglesia y en el mundo, y en su misión?

En esta etapa de Schoenstatt sueño con un gran florecimiento de la Campaña en todo el mundo, con dirigentes que vivan en el espíritu de Don João Pozzobon, que captó el origen como pequeño alumno del Padre Kentenich, y desde su sencillez y conciencia de misión, en la fuerza de la Alianza de Amor, se jugó heróicamente. Él es un ejemplo para nosotros, especialmente para los laicos: captó el mensaje de Schoenstatt, lo encarnó y vió a la Campaña como el “vehículo veloz del mensaje de Schoenstatt” para el pueblo, para el florecimiento de la Iglesia, para el mundo entero. Esto llenaba su corazón dilatado por el inmenso amor a Cristo y a María.

Para cumplir este sueño ¿qué tenemos que evitar o dejar?

Estoy convencida de que para que ocurra este florecimiento en la Campaña, el secreto se resume en las palabras de Don João: “Héroe hoy, no mañana”. Necesitamos ser dirigentes audaces, que no caigamos en el escepticismo y nos juguemos confiados de que solo somos instrumentos, que solo con la ayuda de la gracia somos invencibles y por lo tanto debemos ser de una humildad y pequeñez extraordinaria. Trabajar en encarnar esto es un desafío urgente. La Mater quiere formar a través de la Alianza de Amor una legión de dirigentes, de ofrendas vivas, para vencer el mal en el mundo y que tanto nos preocupa.

Para llegar a cumplir este sueño ¿qué pasos concretos debemos dar?

Creo que un paso concreto sería dedicarle más tiempo al cultivo de nuestra interioridad y así, en nuestro silencio, aprender a escuchar con serenidad las voces del alma, lo que nos dicen Dios, la Mater, Cristo, en fin, el Padre y Fundador, Don João y todos aquellos con los cuáles, en el misterio de la comunión de los santos, estemos vinculados. Esto nos proporcionará valentía, certeza y coraje para jugarnos, nos ensanchará el corazón y nos dará la fuerza necesaria para, unidos de corazón, llevar a Schoenstatt hasta los confines del mundo. “Acción y contemplación”. Manteniendo vivo el fuego de nuestro corazón podremos, entre todos y a través de la Campaña colaborar para encender el mundo con el fuego de Cristo.

CIMG7725

Foto: Cristina White con amigas de la Campaña en el Santuario de Nueva Helvecia, con la Peregrina del Padre (izq.) y la Peregrina que Don Joao Pozzobon le regalaba a ella (der.)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,