Padre Maximo Trevisan – “Siervo Perfecto de María, MTA”

Padre Maximo Trevisan, Brasil.Fue el último de 11 hermanos, entre ellos el Padre Celestino André Trevisan. Perteneció a  una familia de inmigrantes italianos, católicos practicantes. Entró en el Seminario Diocesano de Santa María, optando por la comunidad de sacerdotes Pallottinos. En Roma, cursó sus estudios superiores en la Universidad Gregoriana, ordenándose sacerdote el 4 de julio de 1937. Se doctoró en Chile, con una tesis titulada “Las ideas y la doctrina del Apostolado Católico de San Vicente Pallotti” en 1955. Esa tesis fue para el Padre Kentenich una “puerta abierta” para comprender que tenía que fundar una nueva pars motrix et centralis, ya que allí se demostraba que en la historia de la Iglesia nunca fueron aceptadas “segundas fundaciones”, por lo que los Pallottinos nunca aceptarían a Schoenstatt como una nueva fundación. Aceptó que habrá que pensar en una “Nueva Comunidad” – lo que hoy son los Padres de Schoenstatt.

En 1947, el Padre Kentenich visitó Santa María, así como otros lugares donde se desenvolvía Schoenstatt , y allí conoció al Padre Máximo. El Kentenich le dijo: “Usted puede creer que Dios lo ha llamado, junto con su provincia, para prestar un servicio innovador a la Obra de Schoenstatt en América Latina y tal vez mucho más, para toda la sociedad [de los Padres Pallottinos].”

Él se dejó educar por el padre Kentenich con una actitud filial y fiel. Cuando el Padre Kentenich fue separado de su obra y enviado al exilio, el Padre Máximo también fue perseguido, castigado y abandonado por sus co-hermanos. Pero su amor de la Madre de Dios, su vinculación con el Fundador y su conciencia de misión, no lo dejaron desfallecer en medio de tanto tormento y soledad. Debido a las situaciones que atravesaba el movimiento fundó una nueva Sede Central que resolvió la situación. De él decía el padre Kentenich: “El Padre Máximo, fuera de Alemania, es quien tiene las ideas más claras acerca de Schoenstatt.”

Él motivo  la idea a la Hermanas de Maria para que aparezca en Brasil, un nuevo Schoenstatt como habia sucedido en Nueva Helvecia  : la construccion de un santuario,  una casa de retiro y el movimiento de adoración, para fertilizar los retiros.

 Padre Maximus escribió: “Debemos tener cuidado de dar la vida por el trabajo. Nuestro orgullo y nuestra satisfacción es todo por el triunfo de la MTA”.  Él vivió plenamente su ideal personal y trató de estar en presencia continua con la Madre

Murió en Santa Maria el 13 de diciembre de 1959, en el Santuario Tabor, después de pedir al Padre Todopoderoso que ayudase y protegiese a la Sede Central y al Movimiento de Schoenstatt.

Hoy, sus restos descansan en el Jaragua (Sao Paulo), en el Santuario del Corazón “Unidad de la” Padre de los Padres de Schoenstatt.

Biografía:

Padre Máximo Trevisan, autor: el Padre Víctor Trevisan