Padre Hernán Alessandri – “María Ayuda al Cristo que sufre hoy”

P. Hernán Alessandri con niñas de María AyudaEl Padre Hernán Alessandri (1935 – 2007), Chile, fue un Padre de Schoenstatt de la generación fundadora en Chile. Estudió en el Colegio de los Sagrados Corazones en Alameda y luego siguió la carrera de derecho en la Universidad de Chile. En 1957 ingresó al noviciado de los Padres Pallotinos (allí ingresaban en ese tiempo los candidatos del Movimiento de Schoenstatt) y fue ordenado sacerdote en 1964. Su protagonismo y liderazgo lo llevaron a destacarse rápidamente.

Dotadode una inteligencia fuera de lo común, sabía expresar en forma simple y sencilla grandes verdades teológicas,y al mismo tiempo tenía una gran sencillez, una paternidad sacerdotal y amabilidad que impresionó a muchos. Se destacó también por ser un permanente colaborador en acontecimientos importantes de la Iglesia. Escribió cientos de artículos, especialmente relacionados con la pastoral familiar; dictó innumerables conferencias y continuó escribiendo hasta que su salud se lo permitió.A su último libro lo tituló: “La propuesta evangelizadora de Schoenstatt”, una obra de síntesis, donde muestra las convergencias del pensamiento del Papa Juan Pablo II y el carisma del Fundador del Movimiento Apostólico de Schoenstatt. El Padre Alessandri también participó como teólogo en el Vaticano y era consultado por los obispos chilenos, a través de la Conferencia Episcopal. Participó activamente en la Conferencia Episcopal Latinoamericana como asesor, profesor y miembro del equipo de reflexión. Fue uno de los redactores del documento final de la Conferencia de Puebla (México, 1979).

Principal impulsor del Santuario de Schoenstatt de Quinta Normal, cuyo nombre e identidad llevan indudablemente su impronta: “Nuevo Belén para la Iglesia,” fue un testimonio de muchos años de entrega sacerdotal. Desde la pobreza y la sencillez de este Nuevo Belén, quiso regalar a cada hijo de ese Santuario la clara conciencia de su dignidad. Entre muchas otras iniciativas sociales y pastorales que impulsó durante su vida sacerdotal, fundó en 1983 la obra María Ayuda bajo el lema: “María Ayuda al Cristo que sufre hoy”, obra que nació en el Santuario de Schoenstatt en Bellavista y que fue inspirada en su amor a la Santísima Virgen.

El P. Antonio Cosp, director del Movimiento de Schoenstatt en Paraguay, lo honra como un gran fundador de Schoenstatt en Paraguay. “Si bien la fecha de fundación del Schoenstatt paraguayo es el 31-5-1959, cuando llegaron los seminaristas chilenos Hernán Alessandri y José Manuel López desde Santa María, y desde Buenos Aires el abogado recién recibido Esteban Uriburu, el Movimiento se componía de cuatro personas que daban los primeros pasos en el rico mundo de Schoenstatt. Al volverse ellos después de casi ocho días, dejaron un grupo de 13 jóvenes, “El corazón como escudo”. Los del primer grupo paraguayo quedamos sumamente prendidos a su rica personalidad y su palabra marcante, llena de ideales, nos marcó para siempre todos esos primeros años”. Ramón y Marité Marini: “El Padre Hernán quedó grabado en nuestros corazones a partir del momento en que trajo al Paraguay la primera imagen de nuestra Madre y Reina, la que apoyó contra la ventanilla del avión mientras aterrizaba diciéndole: ¡CONQUÍSTALA!

Cuantas generaciones nos formamos con textos del Padre Hernán, cuántos hemos aprendido a amar a Schoenstatt, a amar a nuestro Padre y Fundador a través de sus palabras y de su testimonio, a través de su silenciosa entrega, de su ofrenda total a Dios.”

Sus hermanos de curso – “Vinctus Pastoris” – recuerdan que en la Jornada de verano de 1998 el P. Hernán les confió: “Estos últimos años me he dado cuenta de que es mucho más importante ofrecer que hacer. Jesucristo enseñó con su palabra, pero nos redimió ofreciendo su vida”. Desde 1998 no pudo seguir caminando y quedó postrado en cama. El mismo año perdió el habla y después de una bronconeumonía muy grave, permaneció diez años en coma, hasta su partida de la tierra el 18 de diciembre de 2007.

 

Bibliografía