Fritz Kühr – “Siervo del Creador e hijo del Padre, como instrumento voluntario y humilde de Cristo, en las manos de María.”

Fritz Kühr Fritz Kühr (1895 – 1950), Alemania. El Dr. Kühr nació en Gotha, Turingia (Alemania), el 14 de diciembre de 1895, y murió en Rolandia, estado de Paraná, Brasil, el 27 de octubre de 1950. Formado en derecho y economía, estudió simultáneamente teología. Supo aplicar en la vida práctica las convicciones y conocimientos adquiridos. Esto le granjeó una alta estima, tanto de los líderes de la política como de los del sector financiero.

En 1922 contrajo matrimonio con Helena Keespe. Para gran tristeza de la pareja, no tuvieron hijos. Su esposa viajó a Brasil en enero de 1938 para visitar las tierras que el matrimonio había comprado en Rolandia, ciudad cercana a Londrina (Paraná). Pero debido a sus actividades político-sociales él fue apresado en marzo de 1938 y llevado al campo de concentración de Dachau, donde pasó casi cinco años y medio.

El Dr. Kühr conservó en Dachau su dignidad y actitud cristiana. Aprovechó su posición para ayudar a mucha gente. Conoció allí al Padre Kentenich y captó su idea sobre la formación del hombre nuevo en la comunidad nueva. En esta visión del Padre Kentenich encontró lo que tanto había buscado en sus reflexiones personales. Fritz Kühr y el Padre Kentenich intercambiaron continuamente sus opiniones sobre cuestiones teológicas, económicas y sociales. Sus reflexiones estaban orientadas al futuro. Así llegaron a la convicción de que si en la posguerra se instaurara en Alemania un nuevo orden social cristiano, se tendría que hacer todo para que la célula germinal de la humanidad, la familia, fuera formada y educada en este nuevo espíritu.

Con su ideal personal como meta “Siervo del Creador e hijo del Padre, como instrumento voluntario y humilde de Cristo en las manos de María”, se puso a disposición del Padre Kentenich – en medio de los horrores de Dachau – para la fundación de la Obra de las Familias. Así, el 16 de julio de 1942 el Dr. Kühr, bajo las manos del Padre Fundador, hace su consagración y se convierte en el primer novicio del Instituto de Familias de Schoenstatt. Es la única comunidad de la Obra de Schoenstatt que nació como Instituto, dada la importancia que siempre le dio el Padre Kentenich a la formación de familias cristianas.

En 1947 consigue viajar a Brasil para encontrarse con su esposa y estar a su lado hasta el día de su muerte, en 1950. Cuando el Padre Kentenich visitó el Brasil, se reunió con el Dr. Kühr y le dio orientaciones para su vida personal. El Dr. Kühr ofreció conscientemente su sufrimiento y muerte por la misión que abrazara el día de su consagración, el 16 de julio de 1942, fecha que se considera día de fundación de la Obra familiar de Schoenstatt.