Emilie Engel – Creciendo en un filial y despreocupado cobijamiento en Dios

Emilie Engel (1893 – 1955), Alemania, Hermana de María, creció en el seno de una familia sana y religiosa en la zona rural de Sauerland, Alemania. Como joven maestra en el área industrial de Ruhr, vive un fuerte compromiso social con los más pobres y carenciados.

En 1926, se convierte en uno de los primeros miembros de una forma totalmente nueva de comunidad religiosa, las Hermanas de María. Allí lleva adelante una labor pedagógica, primeramente en instituciones asistenciales, y luego dentro de la comunidad. Cayó enferma de tuberculosis por lo cual pasó varios años de su vida hospitalizada. Las operaciones llevadas a cabo con la intención de ayudar a su enfermedad, le causaron una avanzada parálisis que finalmente la postró en una silla de ruedas, quitándole su capacidad de comunicación. En 1946, gravemente enferma ya, fue designada como Superiora Provincial de las Hermanas de María para la Provincia Oeste de Alemania.

Demostró ser una persona que no se rindió a lo largo de su severa enfermedad, una mujer cuya vida estuvo signada por crisis y trastornos emocionales, y que no obstante no se quebró sino que creció a partir de estos impedimentos hacia un filial y despreocupado cobijamiento en Dios.

Emilie Engel es una persona cuya vida refleja la típica tensión entre la seguridad en sí mismo y los fracasos. A través de su experiencia del amor misericordioso de Dios, junto con la conducción y educación paternal del Padre Kentenich, llegó a ser una persona libre, fuerte y alegre a pesar de sus grandes limitaciones. Según el Padre Kentenich, su vida es un testimonio del amor misericordioso y paternal de Dios, y una prueba de que la espiritualidad de Schoenstatt sirve para educar personalidades libres y firmes.

Emilie Engel muestra al hombre de hoy un ideal de santidad que no tiene nada que ver con el perfeccionismo, un ideal que enfrenta limitaciones, debilidades y fracasos no como obstáculos sino como punto de partida para una vida plena y fecunda, y la experiencia del amor infinitamente misericordioso y paternal de Dios.

Bibilografía

Margareta Wolff: Mi sí es para siempre – Emilie Engel.
Ed.: Hnas. de María, Argentina, [email protected]