Entrelazados, el Apostolado Social de Schoenstatt en Monterrey: Dignificando vidas a través del amor

Hace ya 6 años, a raíz de un fuerte huracán que azotó la ciudad de Monterrey, surgió una forma concreta para apoyar a familias desprotegidas con propuestas educativas dirigidas a madres de familia, niños y jóvenes.

Este programa educativo se lleva a través de cursos de promoción humana así como actividades ocupacionales, además de contar con funciones de guardería para que las madres con hijos pequeños que todavía no van a la escuela, puedan también asistir sin descuidarlos.

¿Por qué “Entrelazados”?

El vocablo “entrelazar” alude a los vínculos mutuos (lazos) en las relaciones afectivas y espirituales profundas, con permanencia y proyección. Se focaliza en “compartir el destino”, pero no como una fatalidad, sino como el camino de la responsabilidad humana, la trayectoria de la libertad, el proceso de alianza de cada uno para cumplir su ideal personal. La comunión entrelaza los destinos que dejan de ser una suerte meramente individual, para transformarse en mutua tarea de constituirse, unos para otros, en instrumentos de redención y de plenitud humana.

Dignificar vidas

Tienen como Ideal “Dignificar Vidas” y como lema “Dignificando vidas a través del amor”.

Actualmente trabajan con cuatro centros para madres de familia en diferentes puntos de la ciudad, donde asisten aproximadamente 100 señoras, además de apoyar en tres escuelas primarias públicas con casi 600 niños.

Su labor está basada en la educación a través del amor, con una búsqueda continua de enaltecer los valores y fortalecer los vínculos familiares en esas comunidades. Esto en total independencia de algún interés político o religioso.

“Sabemos que nuestro país está lleno de gente noble a la que le ha faltado una oportunidad. A veces solo necesitan una mano para salir a flote en sus vidas. Nosotros creemos que es momento de hacer algo por nuestros compatriotas y lanzarles la cuerda para lograr el rescate”, comenta una entusiasta colaboradora. Y continúa: “sabemos que todo hijo de Dios es un ser muy valioso y sobre todo, no podemos dejar de ver que en estas comunidades en zonas de riesgo donde hay muchos niños, hay una oportunidad que no debemos desatender, por lo que seguiremos buscando proporcionarles herramientas a través de actividades sustentables y formación humana y en valores para que puedan vivir en condiciones dignas y mantenerse alejados de la delincuencia”.

Contacto: Gabriela de la Garza, [email protected]