Casa del Niño “María de Nazaret”, Villa Ballester, Argentina

La “Casa del Niño María de Nazaret” en Villa Ballester, en el área metropolitana de Buenos Aires, es un hogar diurno que recibe diariamente alrededor de 90 niños de 2 a 14 años, brindándoles un lugar para descubrir con dignidad todo su potencial.

Los chicos provienen de familias que viven en el barrio de emergencia 9 de Julio, colindante con la casa. Su condición de vida es la pobreza y marginalidad, conviven sumergidos entre diversas adicciones y violencia familiar y barrial.

En la Casa del Niño trabaja un cuerpo docente especializado en el método pedagógico Montessori. Los voluntarios que colaboran en la institución están identificados con el proyecto y brindan todos sus conocimientos a los niños, ya sea en la actividad diaria, en el taller de computación, manualidades o arte.
El principal objetivo es que nuestros niños descubran y desarrollen sus capacidades manuales e intelectuales. Este descubrimiento los fortalece en su autovaloración y despierta sus sueños y anhelos, lo que los anima a pensar en un futuro académico y laboral diferente y positivo para sus vidas.

Misión

Que cada niño, cada familia que se acerque a nuestra Casa, encuentre un hogar y pueda adquirir las herramientas necesarias para una vida más digna, más justa, que puedan encontrar su propia originalidad y sentirse valiosos.

Motivación

El proyecto nació en 1993, cuando un grupo del Movimiento Apostólico de Schoenstatt se propuso realizar un trabajo social en la zona. El Obispado de San Martín les cedió en comodato el lugar donde funciona la casa.

“Antes aquí había una guardería, pero fuimos creando una estructura donde se pudiera trabajar con toda la familia. No queríamos que fuese sólo un sitio donde se cuidara chicos, sino que pretendíamos ayudar a sus padres para que fueran ellos los generadores de un cambio sustancial en sus hijos”, explica Graciela Klobovs, directora de la Casa del Niño. “Aquí encuentran un lugar seguro, de pertenencia, una casa donde se les ofrece la posibilidad de descubrir con dignidad todo su potencial, para poder salir de situaciones de marginalidad y violencia.”

Cómo funciona

Los chicos asisten de 8:30 a 12:00, a contraturno escolar. “Desayunan y durante la mañana hacen actividades. Tienen talleres que van desde música, educación física, arte, catequesis y yoga hasta carpintería: lo que se les pueda ofrecer en función de la disponibilidad de voluntarios. Después almuerzan y se van a la escuela”, cuenta Laura Jasid, quien es psicopedagoga.

Las salas son integradas y están divididas en jardín (de 2 años y medio a 5), intermedia (de 6 a 10), y la de los más grandes. Todas las maestras son “guías” Montessori. Según esta metodología educativa, hay ambientes preparados para que los chicos circulen libremente y materiales didácticos que las guías les presentan respetando sus propios intereses.

“Trabajamos siempre parándonos en las necesidades y expectativas del niño -agrega Jasid-. La idea es mostrarles a través de los talleres cómo pueden aplicar las diferentes asignaturas a la realidad cotidiana.”

El trabajo codo a codo con los familiares del niño es clave. “Junto con una trabajadora social y una psicóloga, constantemente los citamos, para brindarles la oportunidad de charlar y contarnos lo que les pasa y necesitan, para acompañarlos y guiarlos”, asegura Jasid.

Graciela Klobovs agrega: “Vivimos muy de cerca la violencia de género y el consumo de drogas. Buscamos llegar a los padres y hacemos talleres de educación sexual, nutrición e higiene personal, entre otros. Valoran mucho esos espacios donde pueden preguntar y aprender. Contar con más fondos nos permitiría seguir dándole oportunidades a un mayor número de niños y sus familias”.

 

Donaciones

via Tarjeta de credito, transferencia o PayPal

 

Entidad responsable/ Contacto

Asociación Civil Casa del Niño, Villa Ballester
Internet: www.casadelninomaria.org
Tel.: +54 11 4738 5512
 Mail: [email protected]

Una visita en la Casa del Niño