Publicado el 16. Agosto 2017 In Santuario Original

Un lugar y un movimiento dentro de la Iglesia universal y una marcada cultura de encuentro

Maria Fischer •

Un gran grupo de sacerdotes y religiosos, los que actualmente están estudiando alemán en Kreuzberg – Bonn- visitó Schoenstatt el 8 de agosto pasado, para conocer un lugar y un movimiento dentro de la Iglesia universal.

“Estimados futuros obispos, nuncios, superiores religiosos…” y en medio del desconcierto de los presentes: “queridos hermanos y hermanas” y entonces se rompió el hielo y más aún cuando los sacerdotes y las religiosas de Asia, África y América Latina fueron mimados en la cafetería con café capuchino y galletas. El 8 de agosto 2017 el “curso romano” del Instituto de Idiomas Kreuzberg en Bonn (“Alemán como lengua extranjera”), visitó Schoenstatt, un lugar y un movimiento en la Iglesia universal, tal como lo transmitió el rector P. Egon M. Zillekens a los visitantes en la Casa de Sacerdotes y Huéspedes Marienau. El grupo estaba conpuesto por sacerdotes y religiosas que, por petición de sus obispos diocesanos o superiores religiosos, estudian en universidades pontificias en Roma y que aprovechan la pausa del verano para hacer un curso intensivo de alemán.

MISSIO y ADVENIAT cofinancian el programa de estudios en el Instituto de Lenguas que dirige en Bonn el Instituto de los Hermanos de María de Schoenstatt. Allí se ofrece a todos los que participan, la oportunidad de adquirir en forma rápida y exhaustiva el conocimiento del idioma alemán, necesario para sus estudios científicos. Por medio de la lengua alemana, también se dan a conocer contenidos sociales, culturales y políticos. Durante los fines de semana, se desarrollan animados intercambios en las parroquias cercanas sobre las formas de vida de las jóvenes iglesias en África, Asia y América Latina. Los “sacerdotes del curso de alemán”, reemplazan en varias parroquias de la zona de Bonn y Colonia a los párrocos alemanes durante el tiempo de vacaciones.

¿Qué es lo que le interesó al “Curso romano“ sobre Schoenstatt?

“¿Qué le interesa al “Curso Romano” sobre Schoenstatt?” La pregunta no le sorprendió al rector Zillekens, eso se pudo sentir inmediatamente. Ya con su simpático saludo, lo dejó claro: “Ustedes seguramente llegarán a ser sacerdotes particularmente responsables en sus diócesis.” Y a estos importantes sacerdotes, de los cuales una mitad son sacerdotes diocesanos y la otra mitad son sacerdotes de órdenes religiosas, les interesó saber qué hace Schoenstatt para la Iglesia y en concreto qué hace o puede hacer para ellos. A partir de esta pregunta, el rector Zillekens basó su diálogo con ellos, después de una breve descripción de la casa y lo que ella ofrece.

¿Qué es lo que mueve a estos sacerdotes? A partir de su propia experiencia, él sabe que existen tres áreas donde se concentran las inquietudes y búsquedas de todos los sacerdotes y de esta manera les dijo, resumiendo en tres puntos, lo que mueve a los sacerdotes en la Comunidad de la Federación de Sacerdotes, a quienes él acompaña:

  • Espiritualidad, cuidado del espíritu y mi plan de vida: ¿ Cuál es mi prioridad de acuerdo a mi vocación? ¿De qué forma soy y continúo siendo un sacerdote espiritual? (seguros para lograr eso), ¿dónde se encuentra mi terruño? O, con la siguiente imagen: ¿Sobre cuál pequeña rama en el gran árbol de la Iglesia y del mundo me siento en casa?
  • Somos parte del presbiterio del obispo y de nuestra diócesis. ¿Experimentamos, vivimos eso? ¿Qué hacemos cuando sucede algo en nuestra vida que escencialmente nos saca de nuestro camino ? No somos una congregación religiosa, pero tampoco somos personas solitarias. Hay intentos exitosos en la formación de equipos: una comunidad de sacerdotes diocesanos.
  • ¿Cómo practico mi servicio concreto? ¿Cómo leo las voces del tiempo? ¿Dónde pongo las prioridades?

“Después de las pocas semanas en las que habían aprendido el idioma alemán, aún no les era posible entender todo en alemán. Por eso les hablé en español y uno de los estudiantes tradujo al italiano. De esta forma todos pudieron entender”, relató el Rector Zillekens.

El folleto publicado el año 2010 sobre la escencia del sacerdote fue muy bien recibido, mientras se relataba en breves historias, algo de la inserción eclesial de Schoenstatt a nivel mundial. Como por ejemplo esa noche de la Copa Mundial de Fútbol, cuando en la “Klause” (el bar emblemática de la casa) “le ayudamos a superar la derrota” al Cardenal Hummes de Brasil con el partido 2:1 de Los Países Bajos contra Brasil.

Comprometidos con el Concilio

Existe una hermosa imagen del santo del día, de Santo Domingo con la Santísima Virgen. En ella se muestra cómo un niño indígena le regala frutas al Niño Dios y la Santísima Virgen le da un rosario. Una alianza. “Confiando en el Señor, cuya presencia es fuente de vida en abundancia y bajo el manto de María, podrán redescubrir la creatividad y la fuerza para ser protagonistas de una cultura de alianza y así generar nuevos paradigmas que regulen la vida de Brasil”, le dijo Francisco a los jóvenes de Brasil hace unos días atrás. Cultura de alianza, algo muy de Schoenstatt y en medio del corazón de la Iglesia postconciliar, que sale a las periferias de la existencia humana.

Aquí se tiene que decir una palabra sobre los movimientos en la Iglesia universal: y eso se hace son las palabras del cardenal Walter Kasper sobre los dos pulmones con los que la Iglesia respira.

Aquí tiene que decirse alguna palabra sobre el Concilio y la forma en que un José Kentenich ve los desplazamientos de acentos en una Iglesia renovada con el cuño del Concilio:

  • Una Iglesia más fraternal (menos clerical)
  • Una Iglesia más pobre (menos suntuosa)
  • Una Iglesia más descentralizada (menos centralizada)
  • Una Iglesia más dinámica (menos estática)
  • Una Iglesia más carismática (menos oficial)
  • Una Iglesia más servidora (mariana) (menos imperante)

Que estos temas son muy cercanos a lo que el Papa Francisco vive, anuncia y exige, el “curso de romanos” lo descubrió por sí mismo quedando todos muy sorprendidos.

En torno a la mesa del Señor

Con una Santa Misa en la capilla hermosamente restaurada de Marienau y luego de un buen almuerzo, se completó la visita en Schoenstatt, que comenzó en la mañana en el Santuario Original. Alegres, relajados y en comunidad sacerdotal.

Y al final, un momento particularmente emotivo. Uno de los sacerdotes se acercó con su teléfono móvil. Su madre, dijo él, pertenece al Movimiento de Schoenstatt y sería muy hermoso enviarle a su madre una bendición a través de un video, en vivo, ya que ella le había pedido ir en su nombre al santuario…y naturalmente recibieron la bendición la madre, el teléfono y el sacerdote, para ese día, para los próximos pasos y para toda la vida.

Al final del día, tal como lo había expresado el rector Zillekens al principio, fue posible dar una visión de conjunto. De todas maneras lo fue para este sacerdote.

Foto: Dietger M. Kuller

Original: español, 14.8.2017. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *