Publicado el 12. agosto 2017 In Santuario Original

ReJuvenécete

SANTUARIO ORIGINAL, Juan Barbagallo – Escuela de Jefes •

No todos los días se conoce un santuario nuevo… Bueno, en la escuela de Jefes sí.

Llevamos cuatro semanas los veinte juntos y sinceramente el tiempo se ha pasado demasiado rápido. Día a día, santuario a santuario, todos los chistes, cada broma y charla nos volvió una comunidad. Nos formamos rezando y charlando sobre neoliberalismo y socialismo, sobre lo increíble de la comida de las Hermanas de María. Hablando sobre las incoherencias de la Iglesia y de lo mucho que amamos todo esto. Misionando a gritos y cantos en los trenes y micros. Los lazos aparecieron en las cenas, en los golpes, en las novias, la comunión se volvió real en la eucaristía y en el futbol, en un mes que desapareció, creamos algo que siempre será presente.

Queremos asumir la misión

Que nadie diga que Schoenstatt está descontinuado. Que nadie diga que somos pura forma. Este mes vivimos la Alianza, vivimos juntos y confiamos, sentimos a ese Dios que habla en lo profundo y grita en el mundo y sin duda lo hicimos juntos, de seis países diferentes y enteramente unidos.

Buscamos el espíritu de los congregantes encarnado en nuestra historia y para que así, nuestra entrega sea tan real como estas palabras. Si Schoenstatt puede ser respuesta para el mundo, queremos asumir la misión, queremos ser parte de esta gran familia, uniendo todo, todas y todos, todo lo que podamos, y por Dios que en el día a día es una tarea inmensa, que de repente va a pesar la rutina y todo se puede volver en “sí, pero no”, “mi organicidad va por otro lado” o “no tengo tiempo”.

Hoy el convencimiento solo nos dice que todo lo demás añadido se dará, si buscamos Su reino, si buscamos Su verdad, y acá estamos, deseosos de ser cada vez más libres, de poder seguir aprendiendo y poder incendiar un mundo siempre nuevo, siempre viejo, que nace y renace en cada uno.

Los veinte: una pequeña Latinoamérica a la sombra del Santuario Original

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *