Publicado el 12. agosto 2017 In Santuario Original

España, Croacia, Italia, Chile, Argentina, Australia, Colombia, Indonesia… y mucho dolor y esperanza en el Santuario Original

Maria Fischer •

¿Vale la pena un artículo en schoenstatt.org algo tan, pero tan, silencioso y sencillo? Estamos solos en el Santuario los que enviaron sus peticiones, sus anhelos, sus regalos, su desesperación y su confianza a María, la Madre del Señor y nuestra Madre, en su pequeño santuario en el valle de Schoenstatt, que físicamente ellos, con toda probabilidad, nunca puedan visitar.

Llenan más de 50 hojas de papel. Cartas largas y a veces muy breves desde España, Croacia, Italia, Chile, Argentina, Australia, Colombia, Indonesia, Alemania, Ecuador, México, Estados Unidos, India, Paraguay, Brasil, Bélgica, Bolivia, Perú, Portugal… No conozco el contenido. Es todo confidencial, pero siento que estoy llevando un tesoro inmenso al Santuario Original…

 

Su foto en el Santuario Original

Siempre vale la pena viajar los 75 km. para entregar, una vez por mes, estas cartas preciosas físicamente. En esta tarde soleada de agosto vale la pena especialmente, porque estoy llevando a Pablo, hijo de una schoenstattiana chilena, encontrado sin vida este mismo día en la montaña, donde el joven quiso pasar un lindo día… Tantas personas rezaron cuando no volvió…

Su foto en el altar del Santuario Original, un consuelo para su familia… También pongo la foto de Matías, sobrino de unos misioneros de la Campaña del Rosario en Argentina; hace más de una semana que se busca  la avioneta que iba a llevarle a un lugar de trabajo y que desapareció del radar sin dejar rastro alguno… Ese mismo día, la gente de su ciudad sale a la calle, velas en mano, para rezar por él y por los pilotos; todos padres de familias con hijos pequeños… Siguen rezando y esperando…

Unidos en torno del Señor

La santa misa en el santuario Kanaan Patris, en el jardín de la Casa Marienau, cierra esta tarde solidaria y llena de gracia. Estamos unidos en torno al Señor, peregrinos de Filipinas, Argentina, Italia, Ecuador, Brasil y Alemania… una pequeña “muestra” de esta gran familia internacional que dirige, día a día, sus oraciones hacia el Santuario Original, nuestro hogar común y nuestra fuente de gracias específica. Sin el santuario no somos ni podemos actuar ni como Familia del Padre ni como Movimiento apostólico al servicio de la Iglesia y de la sociedad.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *