Publicado el 21. diciembre 2016 In Santuario Original

“En este tiempo de Adviento, queremos decirles…” en el Santuario Original

Maria Fischer •

“Entonces, abro la puerta y me encuentro ante Jesús Sacramentado. Después de este largo viaje a través de la oscuridad y del frío, cansada y sin siquiera saber si iba a encontrar el Santuario, me encuentro ahí, iluminada por esa luz cálida; es tiempo de adoración eucarística, se me caen las lágrimas y ya no importa más nada… llegué y en mí solo hay alegría, simplemente alegría, en mí, ya es Navidad”.

Gabrielle Pietro pertenece a la Juventud Femenina de Schoenstatt en San Antonio, Texas, en los Estados Unidos; ella trabajó como voluntaria en un pueblo en Bielorrusia, donde dio clases de inglés. Ahora, así lo dice ella, era hora de volver a casa, pero primero quiso, por primera vez en su vida, visitar el Santuario Original. “Estaba en el tren y encontré un sitio web, donde decía que el Santuario se cerraba a las 17 hs. Pensé que no lo lograría, sin embargo, igual lo intenté…”. Sus ojos brillan de pura emoción.

Y ahora ella está aquí, con su mochila enorme y pesada, y sin alojamiento. Recién cae en cuenta de esto, cuando después de un largo tiempo sale del Santuario. De pie, delante de la puerta entreabierta, pregunta en voz baja a la mujer que se dirige al Santuario: “¿Hotel?”, y esta mujer entiende inmediatamente y cambia sus planes, como lo hizo José en el evangelio del domingo 18 (Mt 1,18-24). ¿Dónde se puede encontrar fácilmente el sábado por la noche una habitación para una joven mujer quien, como María y José, busca alojamiento sin haber reservado con antelación? Las dos se dirigen hacia la Casa Marienau, una rápida llamada telefónica al P. Egon Zillekens y Gabrielle tiene su habitación.

161217-advent-im-urheiligtum-01

Internacional y familiar

Al inicio de la Santa Misa a las 19 hs en el Santuario original, el rector P. Egon Zillekens pide a Gabrielle que encienda la primera vela de la corona de Adviento. Un hermoso ritual – ya que la víspera de cada domingo de Adviento se encienden nuevamente las velas de la corona, al son de una típica canción alemana para esta época: “En este querido Adviento, queremos decirles…” Un momento de pausa en medio de este tiempo rápido y agitado previo a la Navidad. La segunda vela fue encendida por la pequeña Alicia, de Brasil, y así continuamos, internacional y como familia, la cuarta vela la encendió la sacristana Bernadette Weweler. Schoenstattianos de Suiza y Bélgica también están presentes, así como de Brasil y de la India. El P. Egon Zillekens nos habla de José, cuyos planes se pusieron de cabeza después de la intervención divina en su vida y la de su prometida. No temas… La gran promesa de Dios, que no nos protege del caos, pero si del miedo. Promesa que nos hace flexibles y dispuestos a estar de acuerdo con los deseos de Dios y no a aferrarnos a algo que los vientos de cambio y el soplo del Espíritu Santo quieran sustituir por algo nuevo. A partir de ahí, solo hace falta un pequeño paso más para llegar al Papa Francisco, quien celebró su 80 cumpleaños este 17 de diciembre… y a lo que dijo al Movimiento de Schoenstatt en la audiencia durante el Jubileo de los 100 años de Alianza.

161217-advent-im-urheiligtum-03

Bendición nocturna en francés

Después de la misa de vigilia se procede a la “bendición nocturna”. Las personas que no tenían tiempo para quedarse a la bendición de 10 minutos, comenzaron a marcharse. Sin embargo, el Santuario estaba cada vez más lleno, y ya que todos se estrecharon y los recién llegados en lugar de quedarse atrás, pasaron adelante, pues cupimos todos en el Santuario, incluso el grupo de peregrinos de Francia, quienes llegaron con el Padre Jean Marie Moura, sacerdote diocesano, nombrado rector del Santuario de Cambrai por el Obispo de la diócesis. Ellos traían consigo veinte imágenes de la Virgen Peregrina, hechas en Francia y prontas a ser enviadas desde el Santuario de Cambrai; también estaba presente la familia schoenstattiana de Costa Rica, quienes en tres meses estarán bendiciendo su santuario… La Hna. M. Resia Käppeler tradujo y así continuó la bendición nocturna en francés y alemán.

161217-advent-im-urheiligtum-07

Bendice ahora y desde este lugar…

Querida Madre tres veces Admirable, Reina y Victoriosa de Schoenstatt.

Esta noche queremos renovar nuestra Alianza de Amor en este lugar santo.

Lo hacemos reflexionando sobre lo sucedido durante el día…

Pensamos en las personas, con las que nos hemos encontrado,

en lo que nos has permitido hacer en alianza contigo y con los demás,

en lo que nos ha sido difícil, en lo que no ha sido tan bueno,

en lo que no nos resultó bien y también en donde hemos fallado.

Esta noche tampoco venimos con las manos vacías

y en un momento de silencio colocamos todo en la tinaja…

Se reza la oración de Alianza, y luego viene la bendición, momento central y razón por la cual se la llama “bendición nocturna”. Una bendición solidaria, una bendición del encuentro, pues el P. Egon Zillekens invita a los presentes a nombrar a quien deseen incluir en esta bendición. Y así se hizo: las jóvenes parejas que se encuentran en Schoenstatt, los refugiados, los habitantes de Alepo y de toda Siria, por el Papa Francisco, por todas las personas que reciben a la Virgen Peregrina en Francia…

Bendice ahora y desde este lugar a cada miembro de nuestra familia mundial,

que hoy dieron un paso misionero.

Bendice ahora y desde este lugar a cada uno de los que hoy

han dejado su sufrimiento en la tinaja del Capital de Gracias.

Bendice ahora y desde este lugar a cada miembro de nuestra familia,

que se encuentra gravemente enfermo.

Bendice ahora y desde este lugar a las personas

que más necesiten de nuestra solidaridad.

Bendice ahora y desde este lugar a cada miembro de nuestra familia,

a quienes esta noche vas a llamar a tu lado.

Bendice ahora y desde este lugar a la persona

a quien esta noche encomendamos especialmente en tu Alianza.

Bendice ahora y desde este lugar a las personas que sufren bajo la violencia,

 el terrorismo y las catástrofes naturales.

Bendice ahora y desde este lugar el ecumenismo de los cristianos

y el diálogo entre las religiones.

El Santuario Original parece ampliarse, llenarse con cientos de personas. Gabrielle no entiende el idioma, pero la atmósfera, la atmósfera le parece maravillosa.

Y todo esto hace que la víspera del cuarto domingo de Adviento y víspera también del día de Alianza, ya sea casi Navidad.

 

161217-advent-im-urheiligtum-09

Original: alemán. Traducción: Gilka Aranibar, Hannover, Alemania

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *