Teléfono del Padre Kentenich

Te dijo…

¡Madre y Reina! Por tu pureza conserva puros mi cuerpo y mi alma. Ábreme tu corazón y el de tu Hijo.