Teléfono del Padre Kentenich

Te dijo…

¡Amemos profundamente a Dios, el Norte de nuestra vida!