En torno al Santuario Original

2014-04-13 15:16:49

ALEMANIA, P. Hans Peter Lechler. Desde el 27 de abril de 1919, el "domingo in albis o domingo de Quasimodo" se encuentra colocada en la pared de derecha del Santuario Original una placa de piedra conmemorativa en gratitud por la protección de María en tiempos de guerra y un lugar conmemorativo con los nombres grabados de los 109 miembros de la Congregación Mariana, o sea, los jóvenes cofundadores de Schoenstatt. Estos nombres son representativos también de muchos otros. El 19 de abril se cumplen cien años de la fundación de la Congregación Mariana de Schoenstatt. Eso también ocurrió en un "domingo in albis" en 1914. Esta es exactamente la fecha justa para la puesta en marcha de un "lugar conmemorativo" para todos nuestros hermanos y hermanas difuntos en la Alianza de Amor, que no han "desaparecido", sino que "han partido al cielo". Lo que ahora ha comenzado en pequeño y por el momento sólo en alemán, podría convertirse en los próximos cinco años hasta el Jubileo de la Fiesta del Reencuentro de Abril de 1919 en una placa conmemorativa virtual del Santuario Original, diseñada en forma atractiva y en varios idiomas - si es que ahora encontramos voluntarios para esa tarea.

2014-03-01 11:14:32

mda. "Tengo que admitirlo, estoy simplemente feliz”, dice una señora de Ecuador. “Para el jubileo es simplemente bueno que se hayan podido talar los árboles oscuros y gigantes junto al santuario.” Más luz, más sol, perspectiva abierta. De la capillita del cementerio, oculta tras altas tuyas – los árboles típicos de los cementerios en Alemania – surgió hace cien años el santuario original, centro del Movimiento de  Schoenstatt mundial y lugar de gracias para muchos. En el umbral del jubileo de los cien años de la Alianza de Amor y, tras el regalo del santuario original al Movimiento de  Schoenstatt, realizado por la comunidad de los Palottinos, se hace visible el cambio en la ordenación exterior alrededor del santuario original. “Cuántas veces, desde hace años, hemos estado aquí rezando para que el santuario original tuviera más espacio, para que pueda respirar libremente. No pensaba llegar a verlo con mis propios ojos”, escribe alguien con alegría por la mayor amplitud y luminosidad.


Top