Noticias de Schoenstatt: Experiencias, historias, encuentros

Imprime este artículo
Creado el 2012-05-23 03:52:22 - Proyectos

La Campaña de la Virgen Peregrina en la cárcel de Tires


PORTUGAL, Maria de Lurdes Paredes. De una forma u otra, la mayor parte de tiempo nos sentimos prisioneros, sin aquella libertad que todo el mundo anhela. Pienso que cumplir pena en una prisión es una de las realidades más duras que existen. Hace mucho tiempo que pensaba en este apostolado, pero el impulso nació con la traducción de una meditación sobre el testimonio del Padre Kentenich en Dachau, el lugar que escogió libremente para dar la vida por los suyos. Siempre con una fe inamovible en la Divina Providencia y en la protección y cuidado de la Madre de Dios, quiso con eso alcanzar la verdadera libertad interior, la de los hijos de Dios, a toda la familia.

En la cárcel de Tires, prisión exclusivamente de mujeres, muchas son madres y algunas, que tienen hijos hasta los 3 años, pueden tenerlos con ellas. La Campaña de la Virgen Peregrina se realiza hace ya cerca de 10 años por varias misioneras. Sabiendo que necesitaban a alguien para los fines de semana para reemplazar a una misionera que se enfermó, me ofrecí para ayudar a una misionera, Antonieta, que a lo largo de estos años también ha dado su amor y su vida a las reclusas. Ellas son su familia.

El Santuario estaba allí con todas sus gracias: Jesús estaba entre sus amigos predilectos

Cuando llegué y me presentaron, fui muy bien recibida por todas las reclusas, los abrazos y besos mezclados con lágrimas comenzaban los testimonios más conmovedores y auténticos que había oído, hacían que las lágrimas no se detuvieran. El rezo y meditación del Rosario acompañado de cantos, fue un momento sagrado en torno a la imagen de la Virgen Peregrina y de una pequeña foto del Padre Kentenich. El Santuario estaba allí con todas sus gracias: Jesús estaba entre sus predilectos.

El Viernes Santo, el Vía Crucis y la Adoración de la Cruz en la Capilla del Buen Pastor, en presencia del Padre Miguel del Movimiento Espiritano, se vivió intensamente la Pasión de Cristo- Entre llantos, muchas quisieron confesarse con el P. Miguel, otras mantenían una serenidad y fortaleza increíbles, otras incluso abrazaban a Antonieta, la amiga y madre que les daba su atención y que les había devuelto la esperanza y la fe, que las trataba con hijas y no como a números o personas indeseables devolviéndoles la auto estima y la dignidad.

Estuve en prisión y me visitaste

En Mt. 9 dice: “vayan y aprendan lo que significa misericordia quiero y no sacrificios, porque no he venido a llamar justos sino a pecadores… Y añade más adelante… “siempre que hicisteis esto a uno de mis hermanos más pequeños, a Mí me lo hicisteis, porque tuve hambre y me disteis de comer, estuve en la cárcel y me visitasteis…”. Pienso que así es como quiere Dios la nueva comunidad: acogiendo, aceptando a aquellos con los que la sociedad no quiere nada.

Todos los que no decimos cristianos necesitamos seguir las huellas de Jesús como hizo el Padre Kentenich, como los hacen estas misioneras y muchos otros que ni siquiera son cristianos, llevando la misericordia y el bien a estos lugares donde reina la deshumanización.

Sólo el amor nos va a liberar de nuestras prisiones

Tengo noticias que el año pasado –no puedo precisar la fecha- la Virgen Peregrina fue coronada como la Reina de la Libertad y la Alegría.

Hoy más que nunca, el mandamiento nuevo de Jesús resuena en nuestros corazones “Amados los unos a los otros como Yo os amé”.

Dios es Amor - Sólo el Amor libera. Sólo el Amor nos va a liberar de “nuestras prisiones”.

 

Traducción: Carmen Rogers, Santiago, Chile



Top