Publicado el 26. octubre 2017 In José Kentenich

Voces de Dios en alianza con el Padre Kentenich

NIGERIA, Collins Ike Nwafor •

El 21 de septiembre de 2017, los Padres de Schoenstatt celebraron en Nigeria un evento tripartito: el final del terciado para los Apóstoles de la Alianza de Amor, la alianza de amor sellada por este curso con el padre José Kentenich y el inicio oficial del año del padre Kentenich, inaugurado el 15 de septiembre de 2017 por todo el Movimiento de Schoenstatt.

La inmanencia de Dios continúa irradiando la humanidad a través de la fuerza del Espíritu Santo. El Espíritu de Dios prometido por Jesús y que descendió sobre los apóstoles en Pentecostés (Jn. 14: 16.18; Hechos 2), continúa descendiendo y obrando en las personas a través de varios dones y carismas. Estos regalos del Espíritu Santo son voces de Dios y ecos de su presencia eterna en la vida humana. Nos desafían a una vida acorde con la voluntad de Dios Padre. Por lo tanto, luchamos por realizar su voluntad divina y crecer en el amor a nuestro prójimo. La fidelidad y el apego a la caridad divina, se percibe en nuestra forma de vida y fomenta una verdadera actitud de reino de Dios. Es lo que el padre Kentenich ejemplificó a través de su fidelidad a la alianza de amor y una vida de fe práctica en la Divina Providencia. Es por eso que, como lo señaló el superior general de los Padres de Schoenstatt, Padre Juan Pablo Catoggio, nosotros los “kentenijianos” debemos hacer nuestro el vivir y transmitir el carisma del Padre Kentenich.

Cumpliendo la misión del Padre Kentenich

Como se cita en la carta que el padre Juan Pablo Cattogio envió a la Comunidad y tal como lo afirmó en la homilía de apertura del año del padre Kentenich, San Juan Pablo II, nos llamó en conciencia a la tarea de compartir la gracia que el padre Kentenich recibió de Dios y continuar irradiándola en la Iglesia y la humanidad. A esto se sumó la exhortación del Papa Francisco cuando dijo: “están comprometidos en mantener el carisma del fundador y la capacidad de transmitirlo a los más jóvenes”. Estas advertencias encuentran eco en nosotros como seguidores del padre Kentenich quien una vez dijo: “Dios pensó en ustedes desde la eternidad como colabores permanentes en el cumplimiento de mi misión…” Su misión es la alianza de amor: atraer corazones a Dios a través de nuestra Mater en el Santuario.

Siguiendo atentamente sus pasos

La formación de los Padres de Schoenstatt incluye un período de estudio intenso y específico del segundo hito de la historia de Schoenstatt – su esencia, significado y valor. Este período se llama el primer terciado. Entonces, terminado este programa de tres meses que concluyó con la segunda consagración, el curso decidió por unanimidad sellar una alianza de amor con el padre Kentenich, viviendo, cuidando, profundizando y desarrollando el carisma del padre y fundador.

Este paso en la vida del curso despierta y fortalece en gran medida el ideal de curso, que es “Como regalos jubilares del padre y apóstoles de la Alianza de Amor, estamos unidos en paz y amor siguiendo los pasos de nuestro padre para la renovación de nuestra misión de Sión en Nigeria y más allá”.

Campeones en ganar corazones

Desde los tiempos del noviciado ha sido evidente que el curso enfatiza la manera en que el padre Kentenich vivió la Alianza de Amor y siendo campeones de esta misión de la Madre Tres Veces Admirable (MTA), encuentra el modelo perfecto en los pasos del fundador. Es entonces buscan en este acto su ayuda e intercesioón, para ganar corazones para Dios nuestro Padre y la MTA en el santuario. Además, no es mera coincidencia que el final del terciado y el acto de la Alianza de Amor con el fundador se celebre el mismo día que marca el inicio del año del padre Kentenich, sino intervención de la Divina Providencia.

Ser receptivos a la fidelidad de Dios en cada evento

Porque el padre Kentenich siempre creyó que la fidelidad de Dios se manifiesta en todos los eventos de la vida. Nuestra tarea es ser receptivos al pulso del tiempo, siendo posible a través de las gracias del Espíritu Santo. Por lo tanto, este acto y este comienzo tienen una correlación tanto natural como sobrenatural. En el ámbito natural, el año del padre Kentenich se convierte en tierra fértil para vivir esta alianza de una manera práctica, y en el ámbito sobrenatural, la apertura solemne y todo el año se convierten en la fuerza vinculante y el carácter espiritual del acto.

El beato Karl Leisner rezó en una oportunidad: “Dios, si lo quieres, estoy dispuesto a entregarte lo que está más cerca de mi corazón si me lo pides. Déjame estar contigo y seguir el camino contigo. Nada más deseo”. Nuestro padre y fundador es el símbolo de Dios Padre; su persona y su vida en alianza de amor se hacen eco de la fidelidad de Dios. Ofreció todo a Dios en la Alianza de Amor a través de las manos de nuestra MTA. Es a través de él que queremos hacer eco de la fidelidad de Dios en la Alianza de Amor. El padre Juan Pablo sugirió una paráfrasis del objetivo de este año del padre Kentenich como “Kentenich en movimiento”. Por lo tanto le rezamos a nuestro padre y fundador diciendo: “Querido padre: a través de este contrato y esta alianza de amor, estamos listos para colaborar contigo en tu misión. Permítenos avanzar contigo. Esto es todo lo que queremos,”

A través de nuestra acción de gracias a Dios por el exitoso final del primer terciado, pedimos que esta alianza de amor con el Padre Kentenich, sea una fuente de fortaleza para ser verdaderos apóstoles de la Alianza de Amor, dando conocer el carisma del padre Kentenich a todos, y predicando la misión de la Santísima Virgen María desde nuestro Santuario de Schoenstatt.

 

Original Inglés 19.10.2017; traducción: Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

Para cantar o simplemente escuchar: primer CD de los Padres de Schoenstatt de Nigeria

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *