Publicado el 2. abril 2017 In Francisco - Mensaje

Recemos con el Santo Padre por Colombia, Venezuela, Congo y Paraguay

REZANDO CON EL PAPA FRANCISCO – EN ALIANZA SOLIDARIA •

La semana pasada Perú, ahora Colombia. Al menos 254 personas han muerto y más de 200 han resultado heridas por las inundaciones y las avalanchas causadas por las fuertes lluvias concentradas en la ciudad de Mocoa, la capital de la provincia colombiana de Putumayo, en el suroeste del país, según el último balance de las autoridades, que han advertido de que hay 400 personas desaparecidas. Después del Ángelus del primer domingo de abril, desde la Plaza de los Mártires, en la diócesis italiana de Carpi, donde se encuentra realizando una visita pastoral para confirmar en la fe y animar en el camino de fidelidad a Dios y de atención al hombre, a las personas afectadas por el terremoto de mayo de 2012, el Papa Francisco pidió unirse en oración por Colombia.

Estoy profundamente apenado por la tragedia que ha golpeado Colombia, en donde una gigantesca avalancha de fango causada por lluvias torrenciales investió la ciudad de Mocoa provocando numerosos muertos y heridos. Rezo por las víctimas y aseguro nuestra cercanía a cuantos lloran la desaparición de sus seres queridos, y agradezco a todos los que están trabajando para prestar socorro.”

Además pidió oración por los artífices de los crímenes en la República Democrática del Congo, en donde enfrentamientos armados están provocando víctimas y desplazamientos. Asimismo el pontífice rezó por las poblaciones de Venezuela que vive un clima de tensión luego de que el Tribunal Supremo votara – y luego hiciera marcha atrás- para privar de toda la función a la Asamblea Legislativa, y también por Paraguay, tras las manifestaciones contra la ley aprobada por el Senado que facilita la reelección presidencial, las cuales dejaron como saldo un joven muerto y numerosos heridos.

“Tambien siguen llegando noticias de sangrientos enfrentamientos armados en la región de Kasai en la República Democrática del Congo, enfrentamientos que están causando víctimas y desplazamientos y que también afectan a las personas y propiedades de la Iglesia: iglesias, hospitales, escuelas. Aseguro mi cercanía a esta nación, y los exhorto a todos a rezar por la paz, para que los corazones de los artífices de este tipo de crímenes no permanezcan esclavos del odio y de la violencia, porque siempre el odio y la violencia destruyen.

Además, sigo con gran atención lo que está ocurriendo en Venezuela y Paraguay. Rezo por aquellas poblaciones, muy queridas para mí, e invito a todos a perseverar sin descanso, evitando cualquier tipo de violencia, en la búsqueda de soluciones políticas.”

Comunicado de los Obispos de Paraguay

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *