Publicado el 16. Abril 2017 In Francisco - Mensaje

Felices Pascuas, piedritas descartadas …

FRANCISCO – PASCUA 2017 •

Durante la Misa Pascual 2017 celebrada en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco rompió la tradición y pronunció una homilía para reflexionar acerca de los dramas actuales: “pensemos un poco cada uno de nosotros en los problemas cotidianos, en las enfermedades que cada uno de nosotros hemos vivido” dijo Francisco, para después preguntar:  “¿Qué nos dice la Iglesia hoy ante tantas tragedias? simplemente esto; la piedra descartada no resulta realmente descartada” afirmó el Pontífice, “las piedritas que creen y se aferran a esa piedra no son descartadas, tienen un sentido”.

Pascua “no es una fiesta para tantas flores, esto es bonito, pero es mucho más”, destacó Francisco. “Es el misterio de la piedra descartada, que termina por ser el fundamento de nuestra existencia. Jesús ha resucitado, y en esta cultura del descarte, donde lo que no sirve se usa y se tira, esa piedra descartada es fuente de vida. Y nosotros también somos esas pequeñas piedras en esa tierra de dolor, con la fe en Cristo resucitado encontramos un sentido en medio de tantas calamidades”.

Felices Pascuas, piedritas descartadas… en la iglesia, en Schoenstatt, en el pasado y el el presente. Felices Pascuas piedritas descartadas por enfermedad, por porbreza, por molestar, por ser pioneros, por ser porfetas, por pensar “fuera de las esquemas”, por molestar…

Esta mañana de Pascua corrió la noticia de la muerte de Robert W. Taylor. ¿Taylor quién? Taylor, ingeniero informático, en 1966 comenzó a diseñar computadores en red y desarrolló arpanet, la madre de lo que hoy llamamos internet. Habló ya en 1969 de un mundo conectado virtualmente, donde los seres humanos iban a comunicarse via sus computadores y iban a buscar informaciones en “la red”. Hubo muchas risas en este momento… sobre este arquitecto y pionero del mundo que conocemos hoy como mundo de internet. Se habla hoy de Steve Jobs y de Mark Zuckerberg. Los pioneros eran “piedras descartadas” como Taylor, como Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web (WWW),  Larry Roberts que ideó el prototipo de lo que más tarde sería la Red, Vinton Cerf y Robert Kahn, quw pusieron en marcha el protocolo de comunicación TCP/IP, el lenguaje informático utilizado en Internet hasta hoy… Piedras descartadas, piedras fundamentales.

Se pueden agregar muchos nombres más. José Kentenich en su tiempo fue “piedra descartada” por su propia iglesia… Felices Pascuas, piedritas descartadas.

Texto COMPLETO de la homilía espontánea de Papa Francisco en el Domingo de Pascua

Hoy la Iglesia repite, canta, grita, Jesús ha resucitado, pero ¿cómo es esto? Pedro, Juan y las mujeres fueron al sepulcro y estaba vacío, pero Él no estaba. Y fueron con el corazón cerrado de la tristeza, la tristeza de una derrota, el Maestro, su Maestro, aquel que tanto amaban ha sido justiciado y muerto y de la muerte no se regresa. Esta es la derrota, este es el camino de la derrota, el camino hacia el sepulcro. Pero el ángel les dice: no está aquí, ha resucitado. El primer anuncio, ¡ha resucitado!

Después la confusión, el corazón cerrado, las apariciones, ellos cerrados, toda la jornada en el cenáculo porque tenían miedo que les sucediera a ellos lo que le sucedió a Jesús. Y la Iglesia no deja de decir a nuestros fracasos, a nuestros corazones cerrados, temerosos… ¡detente!, el Señor ha resucitado. Pero si el señor ha resucitado como es que suceden estas cosas, como es que suceden tantas desgracias, enfermedades, tráfico de personas, trata de personas, guerra , destrucción, mutilación, revancha, odio… ¿dónde está el Señor?

Ayer llame por teléfono a un joven con una enfermedad grave, un joven culto, un ingeniero, y hablando para darle un signo de fe le dije: no hay explicaciones para lo que te sucede, mira a Jesús en la cruz, dios hizo eso con su hijo, no hay otra explicación. Y él me ha contestado: sí. Pero se lo ha pedido al hijo y el hijo a dicho: sí. Pero a mí no me han preguntadosi quería esto, y yo no he dicho que sí. Esto nos conmueve, ha ninguno de nosotros nos han preguntado si estamos contentos con lo que pasa en el mundo, si estamos dispuestos a llevar a delante esta cruz… y la cruz va a delante y la fe en Jesús se viene abajo, por eso la Iglesia continúa diciendo ¡Jesús ha resucitado!. Y esto no es una fantasía. La resurrección de Cristo no es una fiesta con flores; es algo más. Es el Misterio de la piedra descartada que termina por ser el fundamento de nuestra existencia, ¡Cristo ha resucitado!. Y esto significa en esta cultura del descarte, donde eso que no sirve toma el camino del “usa y tira” y todo lo que no sirve viene descartado; esa piedra que ha sido descartada es fuente de vida. También nosotros pequeñas piedras, en esta tierra de dolor, de tragedia, con la fe en Cristo resucitado, tenemos un sentido. En medio de tanta calamidad, sin mirar más allá, no hay un muro sino un horizonte. Está la vida, está la gloria, es la cruz con esta ambivalencia. Mira adelante, no te cierres, tú pequeña piedra tienes un sentido en la vida porque eres una piedra tomada de aquella gran piedra que la maldad del pecado ha descartado.

“¿Qué nos dice la Iglesia hoy ante tantas tragedias? simplemente esto; la piedra descartada no resulta realmente descartada. Las piedritas que creen y se aferran a esa piedra no son descartadas, tienen un sentido”. Con este sentimiento la Iglesia repite desde dentro del corazón, ¡Cristo ha resucitado!

Pensemos un poco cada uno de nosotros en los problemas cotidianos, en las enfermedades que cada uno de nosotros hemos vivido o alguno de nuestros familiares; pensemos en las guerras, en las tragedias humanas, y simplemente con voz humilde, sin flores, solo delante de Dios, delante de nosotros mismos. No se cómo va esto pero estoy seguro que Cristo ha resucitado y yo apuesto por esto. Hermanos y hermanas esto es lo que quería decirles. Vuelvan a casa hoy repitiendo en sus corazones ¡Cristo ha resucitado!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

1 Responses

  1. Gracias al Papa Francisco y al autor del artículo por hacernos ver algo que habitualmente no pensamos: que los cimientos de Schönstatt, de la Iglesia y de toda gran obra pueden estar hechos de millones de piedritas descartables, que tal vez sólo conoceremos en el Cielo.
    Nora Pflüger Totti, La Plata, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *