Publicado el 23. Septiembre 2017 In Dilexit ecclesiam

Jóvenes de Schoenstatt en Colombia se encuentran con el Papa Francisco

COLOMBIA, Alida Becerra •

Los jóvenes de Schoenstatt en Bogotá estuvieron presentes durante el Encuentro del Papa Francisco en la Plaza de Bolívar. Allí se encontraron con más de 22.000 jóvenes que desde las 4 de la madrugada llegaron para recibir al Papa.

Trabajando con los impulsos de la Iglesia Colombiana

Este grupo de jóvenes se preparó con la Hermana de María Amparo Villouta y las dirigentes de la Juventud Laura Téllez, Fanny Bravo, Consuelo Iturrieta y Andrea Sánchez. Durante tres sábados acudieron a la “Casa de la Mater” en Bogotá, donde conocieron más sobre el Papa Francisco, sobre el Pontificado, sobre la misión de los jóvenes dentro de la Iglesia y cuál es la iglesia que ellos sueñan construir.

Estudiaron también sobre el kerigma, es decir el anuncio de la buena noticia del mensaje de Jesucristo, y sobre la esperanza cristiana como una semilla que siempre debe vivir en el corazón de los jóvenes. Los textos pedagógicos publicados por la Conferencia Episcopal de Colombia sirvieron también de apoyo a la capacitación, especialmente en los siguientes temas:

  1. Atrévete a ser diferente
  2. Atrévete a creer
  3. Atrévete a seguir y anunciar a Cristo
  4. Atrévete a ser portador de esperanza
  5. Atrévete a construir comunidad
  6. Atrévete a confiar en los demás
  7. Atrévete a perdonar y déjate encontrar por los demás
  8. Atrévete a ser persona de paz
  9. Atrévete a actuar con bondad
  10. Atrévete a ser justo en todo lo que haces

Compromisos

También los jóvenes se propusieron algunos compromisos:

  • Orar a diario por la paz del mundo y la reconstrucción de Colombia.
  • Compartir con los amigos y compañeros los consejos que el Papa Francisco les da a los jóvenes hoy.
  • Realizar una obra de misericordia, material o espiritual, con alguna persona cercana como enseña el Papa Francisco.
  • Comunicar a la familia, compañeros y amigos, el gozo de tener a Cristo en nuestras vidas. Compartir experiencias.
  • Ofrecer una voz de esperanza, una sonrisa o una palabra de estímulo a quien lo necesite.
  • Compartir el momento de las comidas con nuestros familiares y estar muy atentos a lo que ellos nos preguntan.
  • Respetar a todas las personas, también a aquellas que piensan diferente y no nos agradan.
  • Renovar ante el Santísimo Sacramento nuestro compromiso de seguir a Cristo.

Qué les dijo el Papa

El Papa Francisco afirmó que siempre es motivo de gozo encontrarse con los jóvenes, a quienes les pidió que “mantengan viva la alegría”, que es signo del corazón joven, del corazón que ha encontrado al Señor”.

Y les dijo: “Ustedes, los jóvenes, tienen una sensibilidad especial para reconocer el sufrimiento de otros; los voluntariados del mundo entero se nutren de miles de ustedes que son capaces de resignar tiempos propios, comodidades, proyectos centrados en ustedes mismos, para dejarse conmover por las necesidades de los más frágiles y dedicarse a ellos”, aseguró el Santo Padre.

El Papa se refirió a los jóvenes que han sufrido las consecuencias de la violencia: “dejen que el sufrimiento de sus hermanos colombianos los abofetee y los movilice… Ayúdennos a nosotros, los mayores, a no acostumbrarnos al dolor y al abandono. ¡Cuánto los necesita Colombia para ponerse en los zapatos de aquellos que muchas generaciones anteriores no han podido o no han sabido hacerlo, o no atinaron con el modo adecuado para lograr comprender!”

El Papa Francisco les recordó también la facilidad que hay en ellos para “encontrarse”, porque solo “les basta un rico café, un refajo, o lo que sea, como excusa para suscitar el encuentro. Los jóvenes coinciden en la música, en el arte… “¡si hasta una final entre el Atlético Nacional y el América de Cali es ocasión para estar juntos!”, bromeó el Papa.

Sobre el perdón

Por otro lado, Francisco reconoció que la juventud genera algo muy difícil en la vida, que es el don de “perdonar”. Y afirmó: “Ustedes nos ayudan en este intento de dejar atrás lo que nos ofendió, de mirar adelante sin el lastre del odio, porque nos hacen ver todo el mundo que hay por delante, toda la Colombia que quiere crecer y seguir desarrollándose; esa Colombia que nos necesita a todos y que los mayores le debemos a ustedes”.

María Alejandra, una de las jóvenes que asistió, nos envió este testimonio:

Esperar al Papa Francisco, sentir sus palabras como llegan al corazón. Fáciles de comprender para el que siente amor hacia la existencia misma. Sus palabras llenaron mi corazón. Olvidando la ansiedad que corría alrededor  y el agitado  movimiento de las multitudes.  No se agotó la paciencia en la espera del mensaje que traía el Papa a  un país que ardió por su visita. Viví sus palabras como agua en una mañana de largas filas y fuerte sol bogotano. Clara y refrescante, esa agua que uno no se cansa de beber. Que el mensaje de nuestro Papa Francisco no se canse de refrescar.

 

/cmrs

Etiquetas: , , , ,

1 Responses

  1. Qué lindo testimonio nos regala la juventud de Colombia: gracias por compartir esa alegría con la llegada del Santo Padre y por lo que han significado sus palabras para ustedes. Que Schoenstatt florezca en Colombia, que la juventud esté presente en las perisferias, que sean misioneros de este tesoro que es la fe, que es la Alianza de Amor, que es el Santuario…Ayudemos a nuestro Papa Francisco a llevar su mensaje a los que sufren, a los que están lejos de la Iglesia, a los viejitos, a la juventud que ha perdido su camino…hay mucho, mucho trabajo por hacer, en todo el mundo y ahora que han recibido este impulso inolvidable: Juventud de Colombia: PRESENTE!
    Un cariñoso abrazo desde Viena, Austria
    Tita Ravera de Andras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *