Publicado el 30. septiembre 2017 In Francisco - Mensaje, Iglesia - Francisco - Movimientos

Con la mano en el pulso del tiempo: Las noticias falsas

JORNADA MUNDIAL DE LA COMUNICACIÓN 2018, Maria Fischer con material del boletín de prensa del Vaticano •

“La verdad os hará libres” (Jn 8, 32). Noticias falsas y periodismo de paz”: El tema que ha elegido el Santo Padre Francisco para la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2018 tiene que ver con las llamadas “falsas noticias”, o “fake news”, es decir, la información infundada que contribuye a generar y alimentar una fuerte polarización de las opiniones.  A menudo se trata de una deformación instrumental de los hechos, que puede repercutir en las conductas individuales y colectivas. En un contexto en el que las empresas de referencia de las redes sociales y el mundo de las instituciones y de la política han comenzado a enfrentar  este fenómeno, también  la Iglesia quiere ofrecer su aportación proponiendo una reflexión sobre las causas, la lógica y las consecuencias de la desinformación en los medios de comunicación y contribuyendo a la promoción de un periodismo profesional, que busque siempre la verdad, y por lo tanto sea un periodismo de paz que fomente el entendimiento entre las personas.

¿Y ahora, qué?

¿Quién de los schoenstattianos está a cargo de grandes medios de influencia pública? ¿Cómo podemos nosotros frenar las falsas noticias que arriesgan la paz mundial o de un pueblo? ¿Qué tenemos que ver, entonces?

La respuesta es: mucho, pues todos somos comunicadores en la era de las redes sociales, donde para muchos su mundo y su fuente de información se reduce a Facebook y difundimos una foto, una noticia, un texto con el dedo y muchas veces sin siquiera pensarlo. Si lo somos de la buena nueva o de las falsas noticias lo decidimos nosotros, cada uno y en cada momento.

Tres historias reales

  • Un schoenstattiano chileno difundió en su cuenta de Twitter una noticia sobre un refugiado árabe en Alemania que recibe apoyo económico para unos 65 hijos, ya que había llevado a sus más de 10 esposas con todos sus hijos a Alemania, y usaba esta noticia para llamar a defendernos contra los musulmanes que quieren destruir la cultura occidental. El problema: la noticia que difundió fue una traducción (pésima, como de costumbre) de una propaganda mentirosa (o sea fake news, noticias falsas) hecha por el partido de ultraderecha alemán AfD.
  • Una señora argentina del Movimiento, en su dolor por un ataque de feministas contra la Virgen en un lugar remoto de Argentina, envió decenas de fotos escandalizadoras del hecho a todos sus grupos de Whatsapp en todo el mundo, con lo que expresó su enojo, pero también le dio una publicidad enorme al grupo de feministas e hizo que se hablara del tema durante días.
  • Un schoenstattiano encontró un texto poético atribuido al Papa Francisco, con consejos hermosos, pero nada religiosos, sobre cómo llegar a la felicidad humana y lo difundió, sin pensarlo dos veces, a todos sus contactos y lo publicó también en una revista de Schoenstatt de circulación nacional. El único problema es que este texto no tiene nada que ver con el Papa Francisco.

¡Cuántas emociones negativas! ¡Cuánto tiempo perdido!

Cada uno de nosotros puede frenar la Cultura de las falsas noticias y aportar a una comunicación en verdad y libertad.

 

La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, la única Jornada Mundial establecida por el Concilio Vaticano II (“Inter Mirifica”, 1963), se celebra en muchos países, por recomendación de los obispos del mundo, el domingo anterior a Pentecostés (en 2018 será el 13 de mayo).
El Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se publica tradicionalmente en la festividad de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas (24 de enero).

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *