Publicado el 23. octubre 2016 In Dilexit ecclesiam, Iglesia - Francisco - Movimientos

“Un nuevo sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy”… en esta plaza soleada de San Pedro

ROMA/INTERNACIONAL, Maria Fischer

Casi una semana después, aún parece un sueño, un momento de vivir “la nueva civilización” de la que habla esta canción que cantamos los 80.000 peregrinos que estamos en la soleada Plaza San Pedro, que está vestida de celeste y blanco por la canonización del primer santo “100% argentino”. canonizado por el primer Papa argentino. La imagen del nuevo santo luce en la fachada de San Pedro, tal vez por primera vez, mostrando un santo sobre el lomo de una mula… Junto al Cura Brochero, el Cura gaucho, en esta mañana del 16 de octubre en el Año de la Misericordia, el Papa Francisco canonizará a seis otros santos, de Italia, España, Francia, México. “El que más me impresiona, junto al Cura Brochero, es el niño cristero, José Sánchez del Río, el mártir mexicano”, me comenta más tarde el P. Rolando Montes, de Cuba. Un joven de 14 años que fue matado por no abandonar a su fe. Hay muchos mexicanos también en la Plaza, con imágenes de la Guadalupana… Somos también muchos los schoenstattianos que estamos aquí, pero en estas horas somos simplemente iglesia peregrina, iglesia sumergida en misericordia, gratitud, canto y alegría. Iglesia en modo de Magnificat.

161016-canonizaciones-foto-mfischer-115

El camino es el amor

Un nuevo sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. Una cadena más fuerte que el odio y que la muerte. Lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad. El que manda entiende que el poder es un servicio. Lo sabemos, el camino es el amor. Un nuevo sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy… Las 80.000 personas en San Pedro y en los calles cercanas cantan a toda voz este himno de la Jornada Mundial de la Juventud en Buenos Aires en 1987, muchos con banderas y pancartas de sus santos, muchos con remeras que dan testimonio de su fe y su compromiso. Pero sobre todo, con el sonido y la letra de esta canción, el sol, el cielo azul sin nubes y las imágenes de los nuevos santos, hay algo en el aire que tiene sabor a una alegría que viene de lo profundo, que transforma, un toque de gracia en este Santo Pueblo de Dios que canta, reza, celebra.

161016-canonizaciones-foto-mfischer-61

El encuentro con el “Milagro del Cura Brochero”

El P. Simon Donnelly, sacerdote schoenstattiano de Sudáfrica que trabaja en el Vaticano, me llevaba, horas antes, junto a un miembro de la embajada sudafricana en Suiza, por aquellos caminos dentro del Vaticano y de San Pedro donde solo pocas personas pueden entrar… Pero incluso él se encuentra con “caminos cerrados” y eso por la inmensa cantidad de sacerdotes esperando para concelebrar. Desde nuestro puesto alto, veo fugazmente al P. Javier Arteaga, argentino, superior de los Padres de Schoenstatt de la Región del Padre, al P. Niederschlag, SAC de Vallendar, Alemania (y pienso lo que ellos deben pensar al verme a mi allá…). Más tarde dentro de San Pedro, observo a muchísimos obispos, especialmente de Latinoamérica. Una oración breve al pasar por la tumba de San Juan Pablo II, y luego subimos por las escaleras frente al altar donde el Papa Francisco después celebrará la Misa.

Pero sin embargo, el encuentro más emotivo se da en una de estas salas dentro del Vaticano en nuestro camino. Un encuentro con un matrimonio y su hijo que anda con muletas. “Atención, gente, dejen pasar a este hombre joven”, nos avisa el P. Simon. “Que tengan un día muy bendecido”, dijo en castellano al chico y a sus padres, mirando a esta cara radiante y pura, intercambiamos una sonrisa y nos vamos… No pensé que iba a volver a verlo muy pronto, y menos en qué lugar y momento. Pues fue en la Misa de Canonización, en el momento del ofertorio, cuando este joven se acercaba al Santo Padre… Era Nicolás Flores, de 16 años, el protagonista del primer milagro que permitió la beatificación del Cura Brochero en 2013.

161016-canonizaciones-foto-mfischer-123

Santos de la Iglesia

El momento de la canonización misma es breve y sencillo. Una presentación de la vida de los nuevos santos, una fórmula y ya tenemos nuevos santos. Santos al servicio de la iglesia, santos que convocan peregrinos que llenan la inmensa Plaza de San Pedro con 80.000 personas unidas en una alegría increíble.

“Pensé en el Padre Kentenich en este momento”, dice el P. Rolando, cuando nos encontramos en la tarde para intercambiar sobre lo vivido en San Pedro. Yo también. “¿Cuántos otros santos necesitará él para tener una Plaza de San Pedro llena?”, y “¿Qué tenemos que hacer nosotros hoy para que muchos otros quieran compartir esta fiesta con los schoenstattianos?”. Tantos como en la Plaza San Pedro y tantos como simultáneamente en Villa Cura Brochero en Argentina, a pesar de la lluvia y el frío…

Se me cruza por la mente algo que he leído en una entrevista al padre del “Niño Milagro”: “En ese momento de desesperación, cuando veía que la vida de Nicolás se apagaba, yo estaba convencido de que el cura Brochero lo iba a salvar”. Cuando veo que la vida se apaga – no la vida física, sino la vida de un grupo, una parroquia, de la iglesia, a veces incluso la vida de un grupo, de un proyecto de Schoenstatt – estoy convencida que el Padre Kentenich la va a salvar…

161016-canonizaciones-foto-mfischer-11

Al encuentro del pueblo de Dios

indexLa Misa está terminada, el Santo Padre saluda a muchas personas que estaban en el Sacrato, al lado del altar, a muchos sacerdotes… entre ellos al Padre Rolando Montes de Cuba. “Santo Padre, rece por Cuba, y rezo por tí”, le pide. “Si, rezo por Cuba y rezo por vos”, le contesta él. Alianza solidaria con Francisco. Veinte segundos con el sucesor de Pedro, para toda una vida.

Después de varias audiencias y misas vividas en San Pedro, uno ya reconoce las señales… Y si, llega el papamóvil, y Francisco comienza a recorrer la Plaza, saludando, bendiciendo. Cuando pasa por donde estoy, levanto mi rosario con la Cruz de la Unidad, una foto – y mi celular, esperando que la bendición de nuestro Santo Padre llegue ¡a todos los contactos que tengo dentro!

Mientras, unos argentinos a mi lado vuelven a cantar esta canción de 1987: “El que cree contagia con su vida y el dolor se cubre con amor, porque el hombre se siente solidario con el mundo. Lo sabemos, el camino es el amor…”.

Es también el camino para ver, algún día, al Padre Kentenich y sus hijos espirituales donde ahora están las imágenes de los siete nuevos santos de la santa Iglesia.

 

161016-canonizaciones-foto-mfischer-127

Homilía del Santo Padre en la Misa de Canonización, fotos del Osservatore Romano, video

Más fotos

161016 canonizaciones

“Un nuevo sol”

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,