Publicado el 8. enero 2018 In Proyectos

Una iniciativa de oración y música que llega al corazón y queda grabada para siempre

PARAGUAY, Julio Giménez •

“Yvaga o huguaiti ore rekove, peicha añandu che angue pyhare”, que en guaraní significa “El cielo al encuentro de nuestra vida” describe el sentimiento que se vivió anoche en el Santuario Joven, algo como un sortilegio, una noche mágica. Esa vida pujante, movilizadora, plena de espiritualidad, plena de canto y de encanto representada por un grupo de mujeres y varones unidos por la gracia de la música, en especial la música de contenido espiritual, en generosa entrega de tiempo, ensayos tras ensayos.

Los motores detrás de la iniciativa

Detrás de este sentimiento está un joven que, habiéndose retirado del noviciado, no solo no se alejó de Dios, sino que se acercó aún más a Él. Joaquín Santiviago, junto con el P. Santi Cacavelos, se lanzó a la aventura de conformar un coro de grandes dimensiones y calidad. Este emprendimiento ha resultado providencialmente en la grabación de un disco, un CD donde se combinan el Santo Rosario con los cantos que se elevan hacia nuestro Padre Dios, Jesucristo, el Espíritu Santo, nuestra queridísima Mater y el P. Kentenich. Estos dos jóvenes atrevidos encontraron el apoyo de un tercero, Sergio Cuquejo, que lleva la música por dentro y que aceptó gustoso el grande y profundo desafío de ir más allá de la grabación de música y oraciones, de ir a un encuentro, a una aproximación del cielo con nuestra vida.

Una noche de luna y emociones

Con una luna espléndida que brillaba entre los árboles y las cigarras en inusitado silencio, la multitud se congregó para participar del canto y la oración. Después de la introducción, la canción “Abrid las Puertas a Cristo” hizo que la gente sintiera escalofríos de la emoción, que fue creciendo con las canciones posteriores, como “Alegría de Cristo” e “Himno a San José”. En ésta última pieza varias personas lloraban abiertamente de la emoción ante la belleza de su letra y melodía.

Vale la pena mencionar que el espacio donde las 60 personas del Coro Alegría ofrecen su oración y su canto se debe a la generosa actitud y entrega de una connotada familia de nuestro Movimiento, que ha donado su casa solariega, de tantas vivencias familiares, donde la figura de la fallecida doña Chiquita, destaca especialmente por su gran calidad humana.

Gracias a Joaquín, P. Santi, Sergio Cuquejo, Ale Almada (subdirectora del coro) y a todos los integrantes de ese magnífico coro, que con esta grabación ayudarán a la Iglesia en su tarea y misión de evangelización en este mundo tan agitado y muchas veces alejado de Dios.

Fotos tomadas por Rodrigo Valdez de GIROLABS (Empresa Social dedicada a la comunicación digital y desarrollo de software para ONGs e iniciativas sociales)

Coro Alegría- Encontramos a María a través de una melodía

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *