Publicado el 6. enero 2018 In Proyectos

Coro Alegría- Encontramos a María a través de una melodía

PARAGUAY, Andrea Blasco •

He recibido una de las bendiciones más grandes que se pueda pedir. Encontré un lugar en el que uno puede abandonar sus inconvenientes, conflictos, y problemas, para poder entregarse plena y completamente a las manos de María. Un rincón en el que se puede ser uno mismo sólo para Jesús. Una hora en la que se regala el corazón para que Dios obre en los demás.

Respondiendo al llamado divino

En el verano del 2017 leí un anuncio en el que se invitaba a todos los interesados a participar de una audición para ingresar al Coro Alegría de Schoenstatt. Se aceptaban personas de cualquier edad y no era necesario tener experiencia profesional en música. Desde hacía mucho tiempo mi hermana y yo queríamos probar algo nuevo, y con el apoyo de mamá decidimos audicionar.

El primer ensayo fue muy importante para mí, jamás había participado de algo parecido. Empezamos con aproximadamente ochenta personas. Nuestros directores, Joaquín Santiviago y Alejandra Almada, se presentaron, nos organizaron según nuestros registros, y comenzamos a vocalizar. La primera canción que aprendimos fue “Abran las Puertas a Cristo”, que nos invita a abrir de par en par nuestro corazón para dejarnos ser amados por nuestro Señor, y ser un rayito de luz para los que nos rodean.

¿Qué mejor que ofrecer nuestro canto al Señor y además hacerlo en familia?

Una de las cualidades que más me impactan es que nuestro coro está conformado principalmente por gente que no ha tenido mucha experiencia profesional haciendo música. Con la preparación que recibimos de nuestros directores, todos desarrollamos técnicas que nos ayudan a manejar tanto nuestro sonido individual, como el sonido del coro en conjunto, y a interpretar las canciones que vamos aprendiendo.

Siempre deseo que la semana pase rápido para que lleguen los días de ensayo, que se han convertido en mucho más que una de mis simples actividades extracurriculares. Siento que después de cada práctica mi mente se carga de energía para seguir con la semana de la mejor manera. Al ver el entusiasmo incontenible que mi hermana y yo demostrábamos, mi mamá y mi abuela también decidieron audicionar. Así, los ensayos del coro se tornaron en un espacio en la semana en el que tengo la oportunidad de compartir y rezar con mis seres más queridos.

Nuestra participación en el coro nos brindó paz y alegría, pero también fue uno de los desafíos más grandes con los que nos encontramos durante el año. Muchas veces, mi hermana y yo tuvimos que sacrificar algunas horas de estudio para asistir a los ensayos, y después nos quedábamos hasta altas horas de la noche repasando para el examen del día siguiente. A veces nos la ingeniábamos y estudiábamos durante los ensayos, leyendo nuestras notas y resúmenes. También fue difícil para mamá, puesto que ella tenía que renunciar a pasar tiempo con nuestras dos hermanitas menores después del trabajo. Sin embargo, creo que ser parte de esto nos unió y fortaleció como familia.

Que el canto y la oración se reciban en los corazones de todo el mundo

Durante los meses que siguieron, nos fuimos preparando para la grabación del disco “Alégrate Conmigo”. La idea era grabar un rosario cantado en el que nuestras canciones serían escuchadas entre cada misterio. No solo pusimos mucho esfuerzo y dedicación a este proyecto, sino también oración. Gracias a un dedicado equipo de espiritualidad, cada ensayo se sentía como dos horas de oración y encuentro con Dios. Como dijo San Agustín: “El que canta, ora dos veces”. Cada uno de nosotros debe abandonar sus problemas en la puerta para ofrecerse completamente a nuestra Madre, y pedir por todo aquellos que oigan nuestro trabajo.

Llegó noviembre, y empezamos a grabar. Nos emocionó trabajar con músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional y con profesionales tan reconocidos como Sergio Cuquejo y Carlos Cazal. El proceso de grabación fue una experiencia inigualable que no hubiera sido posible sin el apoyo de la Fundación José Kentenich y la incansable paciencia y voluntad de nuestros directores.

Siempre hemos pensado que el propósito del disco es llegar a los corazones de las personas por medio de la música, que tiene el poder de hacer que los sentimientos más escondidos se manifiesten, de transportarnos a través de nuestros recuerdos y de ayudarnos a encontrar una nueva perspectiva. Queremos que la gente vea a este rosario cantado como una nueva forma de orar en familia, de iluminar hogares, y de sentir la presencia de Jesús y María en lo más más profundo de ellos mismos.

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. No lo puedo creer lo que es la fe mueve montaña gracias,gracias por compartir conmigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *