Publicado el 29. Diciembre 2016 In Obras de la misericordia, Proyectos

Nochebuena con los menores de la Cárcel de Itauguá

PARAGUAY, Ani Souberlich y Maria Fischer •

“Gracias, P. Pedro Kühlcke, por ser el mejor instrumento de la Mater para acercarnos a quienes más nos necesitan. Sin duda una de mis mejores nochebuenas en compañía de los voluntarios de la Pastoral Penitenciaria”, comenta Cristy, quien, con el equipo de la pastoral y otros voluntarios, pasó la tarde de la Nochebuena en la cárcel, dando comida, tiempo, interés, abrazos y cariño a los más de 200 jóvenes que, en vez de pasar la Navidad con sus familias y con regalos, la pasaron en la cárcel.

161228-navidad-carcelaria-41

Equipo de la Pastoral “Visitación de María”

Un plato de comida como regalo a Jesús

“¡Llega la Navidad! ¡El cumpleaños de Jesús! Si fuese un gran amigo tuyo le llevarías un regalo ¿verdad? A veces uno no puede decidir qué obsequiar al amigo. Te propongo un regalo: a Jesús le encantaría que le des un plato de comida a un menor que está privado de su libertad o, mejor aún, la cantidad de platos que desees y que puedas. Desde la Pastoral Penitenciaria “Visitación de María” dirigida por el P. Pedro Kühlcke, queremos cenar en Navidad con ellos y para eso necesitamos 200 platos de comida, lo que sin tu generosidad será imposible. Éste será el tercer año que hacemos este gesto, gracias a las manos generosas de personas como tú. El costo es de treinta mil guaraníes por plato (poco más de $5 dólares americanos) e incluye bebida. Lo pedimos así porque queremos llevar a todos la misma comida y presentación” – una invitación que se difundió en los últimos días del adviento mediante las redes sociales (probando una vez más que el problema no son las redes sociales en sí mismas, sino la forma en que se usan).

161228-navidad-carcelaria-39La mejor Navidad de mi vida

“Me atrevo a contar un testimonio que nos contó el P. Pedro Kühlcke. Un chico se le acercó y le dio gracias por la cena de Navidad, confesándole con lágrimas en los ojos que fue la mejor Navidad de su vida, porque nunca tuvo una mesa extendida con un plato de comida preparado para él. ¡Y así nomás! Qué fácil es hacer feliz al otro, sobre todo cumpliendo con las palabras del Señor: ‘estuve preso y me visitaste’, y así dar algo a estos chicos carentes totalmente de afecto y de todo lo que un ser humano se merece, y que quizás por eso están donde están. Como decía hoy el Evangelio: ‘Ojalá dentro del desierto que tenemos en nuestras vidas podamos hacer crecer una rama, una flor, y que sea la generosidad y el amor al prójimo’.  Muchas gracias”, comenta Ismelda, de la pastoral penitenciaria, al difundir el pedido.

161228-navidad-carcelaria-30

Comida de Navidad en tres turnos

Se llegó a la meta y hasta se superó. A las 3 de la tarde ya estaban listos todos los de la pastoral más un grupo que llevó pan dulce y golosinas para los chicos. En casa de Ismelda temprano se hicieron las ensaladas y se donó el postre.

La comida se hizo en tres turnos. Todos salieron, hasta los jóvenes que estaban tras las rejas. Estaban felices, pero también hubo muchas lágrimas. Fue necesario darles aún más abrazos que en las visitas habituales. Tanto dolor, tanto anhelo por una familia… Ya fue la tercera Navidad en la cárcel, pero la primera en la que los jóvenes hablaron para agradecer. En cada grupo uno se levantó para agradecer al grupo. Uno de ellos incluso hizo la bendición de la mesa.

Agradecieron por todo lo rico que llevaron y dijeron que jamás habían comido tan sabroso, pero lo que más comentaron fue que estaban muy contentos de que los hubieran ido a visitar en un día especial y que hubieran dejado a sus familias para ir. Estaban muy agradecidos por eso. Se notó más que nunca que sí necesitaban ese cariño, ese abrazo.

No sólo en la Nochebuena, sino cada sábado, el P. Pedro Kühlcke y un grupo de la pastoral penitenciaria va a visitar a los jóvenes en la Cárcel de Menores. Muchas veces el P. Pedro va durante la semana para confesar y consolar, a prepararlos para los sacramentos y darles a comer, para darles vestido, zapatos o llevarles una foto de ellos sacada la última vez, para hacerlos sentirse personas, importantes, reconocidos.

161228-navidad-carcelaria-46

Si quieres, puedes ser parte de esta gran obra de la misericordia, incluso sin visitar la cárcel. Con tu donación, por pequeña que sea, puedes hacer sonreír a un joven y hasta hacerlo soñar con un futuro mejor.

El sistema de donaciones online es beta. Es una iniciativa solidaria para recaudar fondos. Por el momento, ofrece PayPal para bienhechores de fuera de Europa, además dos opciones para transferencias bancarias para bienhechores dentro de Europa (SEPA).

161228-navidad-carcelaria-21

Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *