Publicado el 4. octubre 2016 In Dequeni, Obras de la misericordia, Proyectos

“Para mí, Dequení es una bendición”

PARAGUAY, Maria Fischer •

“Para mí, Dequení es una bendición. Gracias por hacer posible que esté aquí”. Cada primavera, los niños de Dequení suelen saludar a los colaboradores con mensajes como el de Sofía, de 9 años, invitándoles a la alegría y al renacer. Esta vez, les sorprendieron durante una capacitación en la Casa Central en Fernando de la Mora.

Dequení es una bendición para miles de niños de Paraguay, niños que vienen de familias de escasos recursos, niños forzados a abandonar la escuela, o nunca ver una escuela desde dentro, para trabajar en las calles, arriesgando no sólo su formación escolar, sino su salud corporal y espiritual… Niños que gracias a Dequení, junto a tantos aliados solidarios, pueden salir del círculo vicioso de pobreza y falta de educación, y no sólo ellos, sino junto a ellos, sus familias y sus comunidades enteras.

Dequení es una bendición para los niños, para sus familias, para escuelas pobres que, gracias a Dequení, reciben ayuda. Pero no termina aquí. Dequení es una bendición para cada vez más empresas que gracias a Dequení encuentran su lado solidario.

14086209_10154426207907480_7852343639041122093_oEmpresas solidarias

Cada año, a fin de agosto, se lleva a cabo la “Corrida por la educación”, con los equipos de corredores, y las hinchadas, formados por gerentes y empleados de empresas locales. Esta corrida no sólo es un evento deportivo, un momento de alegría y premios, ni una manera de recaudar fondos para Dequení; sino que crea una corriente de solidaridad, un vínculo, una alianza solidaria entre los más pobres y las empresas.

No termina con la corrida. Dequení, en el curso de los años, ha desarrollado toda una cultura de gestión solidaria por parte de empresas (de las cuales varias y por cierto, los pioneros, son liderados por schoenstattianos solidarios). Veamos algunos ejemplos del compromiso solidario de las últimas semanas:

En Caaguazú, culminó el curso de operador básico en computadoras en alianza con Sinafocal. Los beneficiarios son jóvenes y adultos de la comunidad, además de docentes de la escuela Fulgencio Yegros. En esta escuela, donde se impartió el curso, quedaron instaladas 7 computadoras para el acceso de todos.

La Escuela Santa Teresa del Niño Jesús, se encuentra en uno de los barrios más humildes de la ciudad de Caaguazú. AGB Constructora apadrina esta escuela brindando mejores oportunidades a los niños y niñas que allí asisten.
En una ardua jornada de trabajo, los voluntarios concretaron la construcción de un parque ecológico, pintaron las aulas y además festejaron el día del niño.

Juegos, risas y diversión fueron los ingredientes del festejo que Visión Banco compartió con sus ahijados, los niños y niñas de la escuela San Isidro Labrador de Arroyos y Esteros. Vamos a la escuela con empresas para colaborar a que las aulas sean una motivación para estudiar.

Vale leer el testimonio escrito desde la gerencia de Teisa Integración Global: Muchas gracias a la Gran Familia Fundación Dequení por dejarnos ser parte de este y otros acontecimientos en donde podamos aportar nuestro granito de arena; una maravillosa jornada en el festejo del día del niño en la comunidad de Costa Sosa, Luque.

14115581_574854722702039_2149413023095461259_oEstudiantes solidarios

Hace un par de años, junto a la iniciativa “Juventud que se mueve”, Dequení se dirigió a colegios, buscando una alianza solidaria entre colegios y estos niños que de propia fuerza nunca podrían  ir a la escuela. Y fue con éxito. Solo un ejemplo reciente:

Voluntarios de Universidad del Pacífico – Paraguay disfrutaron con los niños de Costa Sosa Luque una mañana recreativa, compartiendo juegos, pintando caritas, dibujando, en conmemoración del día del niño. ¡Felices todos!
Los estudiantes de esta casa de estudio realizan pasantías y apoyan los servicios de Dequení.

14188304_10154435661587480_355722259751118845_oJuntos podemos

Emilia, de 2 años, es una de los niñas acompañadas por Dequení con el programa de primera infancia. Asiste al centro comunitario Juntos podemos, de Villeta, donde comparte juegos y espacios de entretenimiento con otros niños de su edad mientras también desarrolla su capacidad física y mental, y aprende a reconocer y a manejar sus emociones.
Su maestra cuenta que se viene desenvolviendo muy bien, aprendiendo todo lo que se le enseña, es muy inteligente, capta todo y lo aprende rápidamente.

¿Qué será de Emilia sin Dequení? Y tal vez aun más interesante: ¿Qué será de Emilia en unos 5, 10, 15, 20, 30, 50 años? ¿Una estudiante solidaria, una maestra, una docente, una abogada, una médica, una senadora, una ministra solidaria, que conoce la realidad de los pobres y marginalizados?

Juntos podemos.

Desde schoenstatt.org acompañamos a Dequení hace más de 10 años, creando una aún pequeña pero fuerte corriente de solidaridad, gracias a las becas solidarias de lectores de Alemania, Italia, España y Suiza. Juntos podemos. Con más lectores solidarios, podríamos aún más. Hay muchas Emilias esperando.

Para cada uno que descubre su lado solidario, Dequení es una bendición. Es cierto.

14233256_10154433043127480_6280352416536903830_n

Hazte solidario:  http://www.dequeni.org.py/es/donaciones

Con material de Dequení en su página (www.dequeni.org.py) y en Facebook

Etiquetas: , , , , , , , , ,