Publicado el 28. Agosto 2016 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia, Proyectos

La Casa Madre de Tupãrendá está inaugurada – “Solo quiero agradecer y decir que si se puede cambiar”

PARAGUAY, María Fischer con Ani Souberlich y Mirta Etchegaray •

“¡Hoy, Día de María Reina, inauguramos nuestra CASA! ¡La Mater nos regaló un día hermoso, un día de sol, un día lleno de alegrías y, sobre todo, de esperanza para muchos jóvenes! Los chicos estaban súper contentos y orgullosos de decir que ¡estaban en la Casa!”, comenta llena de alegría y orgullo, Mirta Etchegaray en la noche del lunes 22 de agosto. Algo la emociona aún más profundamente: “Los que aún están en la cárcel, al escucharles decir que ya quieren venir acá, me llenó de emoción! El desafío y la responsabilidad son enormes. Pero estoy segura, ¡segura! que es obra de la Mater”.

La Fundación para la Promoción de los Valores y Prevención de Violencia (Fundaprova) inauguró el Centro de Formación Laboral “Casa Madre de Tupãrendá”, que brinda capacitación a jóvenes, ex reclusos, con el fin de reinsertarlos en la sociedad. Representantes del Ministerio de Justicia y de Fundaprova procedieron a la bendición de este Centro para la reinserción de adolescentes y jóvenes hasta 20 años de edad, ubicado en la casa Madre Tupãrendá de Ypacaraí. Al lugar podrán asistir chicos que en algún momento de sus vidas estuvieron recluidos en una penitenciaría. El grupo inicial será de 20 jóvenes que tendrán la posibilidad de aprender los oficios de panadería y de horticultura, por lo cual serán remunerados. Los únicos requisitos son acudir al lugar por cuenta propia y redactar una carta en la que expresen el porqué del interés de ingresar al Centro.

160827-casa-madre-de-tuparenda-11

Lo que queda del Año de la Misericordia

Temprano en la mañana del 22 de agosto llegaron los miembros de Fundaprova, representantes del Ministerio de Justicia, schoenstattianos y muchos de los cada vez más colaboradores de la gran obra de María: una casa donde los jóvenes más necesitados aprendan un oficio, y se sientan amados. Antes de cortar la cinta con los colores de Paraguay, el P. Pedro Kühlcke, iniciador de la obra que surgió de sus visitas a la cárcel de menores cerca de Tupãrendá, agradeció a todos por su ayuda y pidió seguir colaborando pues los jóvenes y todos los encargados de la Casa lo necesitan.

Después, Monseñor Claudio Giménez, obispo de Caacupé, realizó la bendición de cada sala de la casa, del comedor, de la panadería y por último, de la huerta orgánica. En este camino pasaron por la ermita sencilla, el primer “edificio” en el terreno y la promesa visible de María de obrar el milagro de esta gran obra de la misericordia de Schoenstatt en el Año de la Misericordia. Ani Souberlich, directora de la Casa Madre de Tupãrendá, comenta: “Las 100 casas solidarias son lo que queda del jubileo de la Alianza de Amor, la Casa Madre de Tupãrendá es lo que queda del Año de la Misericordia”.

160827-casa-madre-de-tuparenda-27

Trabajando con las familias

“Por el momento vamos a comenzar con 20 chicos. Ellos no van a dormir acá, pero en el contrato que firman al ingresar, se comprometen a guardar algunos ítems, como por ejemplo, llegar a hora, no drogarse dentro del hogar ni llegar drogados. Las sanciones que tendrían en caso de incumplir estas cláusulas serían solamente descontárseles algunos beneficios a los que acceden al estar aquí”, mencionó Ana María Mendoza de Acha, presidenta de Fundaprova.

De momento, se arranca con 2 oficios, pero no se descarta la posibilidad de ir aumentando las actividades. Los jóvenes no permanecerán más de 6 meses en el centro, ya que también se está negociando la manera de que al salir de allí sean ubicados dentro de alguna institución o empresa para la cual presten sus servicios. Para lograr todas las metas trazadas, se cuenta con un grupo de especialistas que trabajarán muy de cerca para la contención psicológica tanto del joven como de sus familiares.

“Acá tenemos una psicóloga que les dará la contención. Hay un centro de adicciones y la asistente social es la encargada de llegar a cada una de las familias, porque está visto que es difícil reincorporar al chico si su entorno no está reincorporado con él. Tratamos de mejorar primero a la familia para que él también sea recuperado”, finalizó.

“Es producto de un sistema que favorece la desigualdad, promueve la ignorancia y la miseria y roba la oportunidad a gran parte de la población”, comenta Mariju Fukuoka, schoenstattiana comprometida en el ámbito político. “Sin olvidar la indiferencia y la falta de compromiso de la sociedad, que no lucha en profundidad por un cambio real y sólo se limita a acciones filantrópicas que no solucionan los problemas de raíz”.

Los primeros productos a la venta en el Santuario

“El domingo vamos a estar vendiendo panificados de la Casa Madre de Tupãrendá en el Santuario, después de las Misas”, comenta Ani Souberlich. “Con los ingresos podremos comprar más harina para seguir con la panadería”.

Durante la semana, la casa siguió llenándose de nuevos usuarios, mientras que también se vivió toda la realidad atroz de la vida de ellos. “A N. lo acuchillaron, está en cama recuperándose, por eso no viene. Qué bueno saber que tiene una madrina que reza cada día por él,” dice Ani. Uno se lastimó los pies, y por supuesto, recibió un ungüento vulnerario y una curita. “Nunca en mi vida alguien me dio eso…”. Otro, un joven también ya apadrinado, no apareció en dos días. “Ayer volvió, hablamos largo y si no llegaba hoy puntual ya no podía venir hasta que él decidiera cambiar”. Oraciones fuertes, tipo “suave violencia no suave”.

Qué difícil nos es abandonar costumbres de años… El chocolate aunque engorda, manejar a 100 km/h donde está permitido 70 km/h aunque te multen, acostarse demasiado tarde aunque en la primera hora en el trabajo solo se sobreviva con más y más café, dormirse frente a la pantalla aunque produzca dolor de cabeza… Cuántas costumbres mucho peores deben abandonar estos chicos… “Voy por mi mala costumbre de comprar ropa que realmente no necesito”, se dice la madrina y borra todos los mails con ofertas de moda de marca tan barata… El miércoles llegó la noticia tan esperada: “Hoy puntualmente a las 8 hs. ese joven llegó corriendo y me dijo: – Quiero cambiar, voy a poner de mi parte…”. ¡Sí, X., se puede!

160827-casa-madre-de-tuparenda-04

Renació el corazón de niño

El viernes fueron a devolver los toldos a Tupãrendá, cerca de la cantina. Muy cerca, está el parque de juegos infantiles. Al verlo, renació en los jóvenes “el corazón de niño”… Durante un largo rato, se olvidaron de todo, fueron felices y se mecieron como niños en los columpios y jugaron en los sube y baja.

160827-casa-madre-de-tuparenda-34

Agradezco esta oportunidad que me están dando – y sólo puedo y quiero decir que podemos si queremos

“Agradezco esta oportunidad que me están dando”, escribe uno de los jóvenes. “Cuando me enteré, por medio del Padre Pedro, me puse a pensar que era una buena oportunidad que me estaban dando, con la única razón para poder demostrar a muchos jóvenes, que en realidad podemos si queremos…”. Y después revela su gran meta y la razón de querer esforzarse: quiere terminar el colegio, y antes aquí, quiere aprender un oficio. Pero hay algo más grande que desea: “Lograr ser un educador como Rodolfo y Luis; me interesa tanto trabajar con los jóvenes, quiero formar parte de la familia… De mi parte, pondré mucho esfuerzo, atención y responsabilidad…”.

 

Video (de TeleFuturo, Paraguay)

Si quiere ser padrino de un jóven con oración: Ani Souberlich [email protected] o P. Pedro Kühlcke v[email protected]

Si quiere ayudar con su donación (cada aporte vale):

Cuenta en Paraguay:

Banco GNB
Cta Nro. 001-065259-003
BIC BGNBPYPX
Congregación Padres de Schoenstatt

Uso previsto: Casa Madre de Tuparenda

Cuenta en Europa

Schönstatt-Patres International e. V.
IBAN DE91 4006 0265 0003 1616 26
BIC/SWIFT GENODEM1DKM
Uso previsto: P. Pedro Kuehlcke, Casa Madre de Tuparenda

Todas las noticias sobre la Casa Madre de Tuparenda en la categoria de noticias “Casa Madre de Tuparenda”

160827-casa-madre-de-tuparenda-40

Etiquetas: , , , , , , , , , ,