Publicado el 19. febrero 2016 In Casa Madre de Tuparenda, Obras de la misericordia, Proyectos

“Casa Madre de Tupãrenda”: Un dolor hecho sueño… se va haciendo realidad

PARAGUAY, P. Pedro Kühlcke •

– ¡Hola, Pepito! ¿Ya estás de nuevo en la cárcel? ¡Qué pena! ¿Por qué?

–Sí, pa’i, ¡perdoname! Cuatro meses aguanté afuera. Pero no conseguí trabajo en ningún lado, no tuve apoyo de nadie; vos sabés el caos que es mi familia. La tentación fue más fuerte, y caí de nuevo.

01. Aquí construimos la Casa Madre de TR

El dolor: Al poco tiempo de salir, ingresan de nuevo a la cárcel

Cuando hace casi dos años nos dimos cuenta de que la Mater nos quería enviar a una periferia tan existencial como es una cárcel de adolescentes, nos lanzamos a la aventura – con muchas preguntas y dudas, pero también con mucha confianza y audacia. Nos encontramos con jóvenes que provienen casi todos ellos de entornos muy difíciles: familias disfuncionales, pobreza y miseria, violencia, abandono, abuso; con consecuencias más difíciles todavía como vivir en la calle, caer en la drogadicción, la delincuencia, etc. Pero también descubrimos que muchos de ellos, en la misma cárcel, buscan un cambio para sus vidas. Con alguna motivación nuestra, o de tantas otras personas de buen corazón, retoman – o comienzan – la escuela, empiezan a luchar contra sus vicios, participan de algún curso de oficios, y dan pasos de crecimiento espiritual como el Bautismo o la Primera Comunión. Cuando les llega el anhelado momento de salir en libertad, se van con mucha ilusión y esperanza. Pero con dolor descubrimos que muchos “Pepitos”, al poco tiempo de salir, ingresan de nuevo a la cárcel: por no cumplir sus medidas alternativas, por reincidir, por no conseguir trabajo, por volver a las drogas,… Pero en el fondo, por muchas veces no encontrar un real apoyo “afuera” para seguir su proceso de cambio.

02. Parte de los asistentes

El sueño: ¿Será que la Mater quiere tener en Tupãrenda mismo una casa donde abrazarlos y educarlos para esa nueva vida?

Con el equipo de la Pastoral carcelaria nos empezamos a cuestionar esa realidad, y empezamos a soñar: Estamos acompañando a los adolescentes muy de cerca dentro de la cárcel, pero ¿qué podemos hacer para seguir acompañándolos cuando salen en libertad? ¿Será que la Mater nos quiere usar para brindarles el apoyo que necesitan para una vida más digna, con estudios, formación, trabajo, etc.? ¿Será que la Mater quiere tener en Tupãrenda mismo una casa donde abrazarlos y educarlos para esa nueva vida? ¿Será que hay “Pepitos” que van a lograr romper el círculo vicioso de falta de oportunidades, calle, droga, delito y cárcel? ¡Un sueño! ¡Pero no tan utópico!

03. Algunos internos también participaron

Algunos internos participaron

El paso decisivo: encontrar aliados

Pude conocer las Pastorales carcelarias en la Rep. Dominicana y Chile, que desarrollaron modelos muy efectivos de reinserción social de adolescentes en conflicto con la ley. Nos ofrecieron todo su know how y apoyo, y nos animaron a concretar ese sueño. Algo fundamental fue descubrir que en el Ministerio de Justicia hay un equipo de gente muy comprometida, con el mismo anhelo de mejorar la situación de los adolescentes infractores, evitar la reincidencia y posibilitar una real reinserción social – algo esencial para disminuir la delincuencia juvenil. Unimos fuerzas, dialogamos, proyectamos, rezamos, y cada vez Dios y la Mater iban abriendo más puertas. Nos “regalaron” una Fundación, “Fundaprova”; un terreno en Tupãrenda; y muchas personas generosas que pusieron y ponen tiempo, dinero y fuerzas al servicio de ese sueño. La anterior Ministra de Justicia, Sheila Abed, y su Viceministra, la actual Ministra Carla Bacigalupo, se jugaron y creyeron en nuestro proyecto, al punto de aportar los fondos para la construcción y puesta en funcionamiento de la “Casa Madre de Tupãrenda”. El Sinafocal, del Ministerio de Trabajo, nos adjudicó seis cursos gratuitos de oficios: albañilería, plomería, electricidad domiciliaria, huerta orgánica y dos de maestro de obra civil; con herramientas, insumos, y título oficial; y con la posibilidad de más cursos en el futuro.

12. La piedra fundamental

La piedra fundamental de una nueva realidad

Después de muchas idas y vueltas burocráticas y políticas, a mitad de enero se destrabaron los últimos obstáculos. Pudimos empezar la construcción tan anhelada con la bendición de la Piedra fundamental, el pasado viernes 12 de febrero. Estaban las dos Ministras, y otras autoridades del Ministerio de Justicia, también del Sinafocal, de la Municipalidad de Itauguá, del Ministerio de Industria… Estaban muchos integrantes de la Pastoral carcelaria y de Fundaprova; y sobre todo estaban varios futuros beneficiarios: adolescentes privados de libertad, que por buen comportamiento tuvieron el privilegio de participar de esa hermosa ceremonia.

¡Contamos con todos ustedes! Con sus oraciones y Capital de Gracias, y con lo que cada uno quiera y pueda aportar… ¡Que Dios y la Mater les retribuyan con creces!

09. Bendición

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,