Publicado el 5. junio 2017 In Misiones

Recuerdos que quedan para siempre: Misionando en Semana Santa

CHILE, Camila del Solar •

Bajo el lema “Familia, rostro de Cristo”, más de 30 familias vivieron una Semana Santa misionera en la localidad del El Recurso en las cercanías de Buin. El propósito central de esta misión fue acercar a las familias visitadas al corazón del Señor y de la Virgen, a través de la oración y de la invitación a participar de cosas concretas con la comunidad.

Estas misiones fueron una respuesta  al llamado del Papa Francisco durante la Cuaresma de este año: “El cristiano está llamado a volver a Dios de todo corazón, a no contentarse con una vida mediocre, sino a crecer en la amistad con el Señor”.

Los misioneros también apoyaron  al Vicario del lugar, P. Oscar Herrera en la organización del Vía Crucis, la Vigilia Pascual y otras actividades pastorales propias de la celebración de esta importante fecha para la Iglesia. Los niños y algunos adultos vestidos como romanos y judíos de la época representaron cada una de las catorce estaciones del Vía Crucis, haciendo de este un momento muy familiar.

La mayor locura de amor

Con alegría comenzaba el día con una oración en la capilla que se preparó en la Escuela Los Aromos, donde se quedaron las más de 100 personas, entre niños, bebés y matrimonios, que participaron de esta actividad. El Santísimo acompañó a las familias misioneras durante los dos días que estuvieron en ese lugar.

Contamos con la compañía de dos asesores, la Hna. Christa Marie y el P. Nicholas Matic. La Hermana presentó el lema de estas misiones, explicando que se debía buscar el reflejo del rostro de Cristo en todas las personas, especialmente en aquellas que eran visitadas; y las familias que misionaban, por su parte, debían ser ese reflejo. El P. Nicholas realizó una reflexión respecto del sentido de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, catalogándola como la mayor locura de amor que alguien ha hecho por alguien.

Se vivieron días de Dios. Gracias al trabajo de Pablo Barros y María Elena Montory, Jefes de las Misiones en Familia 2017, y a un grupo de matrimonios que los apoyó, todo salió perfecto. Los niños participaron activamente en las distintas actividades, se respiraba un ambiente de alegría, compromiso, entusiasmo y, sobre todo, de mucha unidad.

Fuente: Revista Vinculo, mayo de 2017

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *