Publicado el 5. enero 2018 In Campaña

La Virgen Peregrina presente en los hogares de Venezuela

VENEZUELA, María Fischer •

Todos tienen derecho de descansar un poquito en las fiestas navideñas, incluso la Virgen Peregrina, pensó Concepción, quien desde hace unos meses es misionera de la única Peregrina en una ciudad en Venezuela, que fue enviada desde Argentina. “La Peregrina está ahora en mi casa, y es tan poquito el tiempo que pasa conmigo que siento que ella quería recibir este Año Nuevo con mi familia, como una bendición hacia los míos”, comentó. Coronada y con un hermoso adorno de flores, la Peregrina pasó el Año Nuevo con Concepción.

Una Alianza de Amor en silencio

“Tú querías testimonio de las bendiciones que derrama la Mater sobre nosotros y te digo que no hay mejor testimonio que el mío. Antes de recibirla en mi hogar, yo pertenecía al grupo de lectores de mi iglesia, hacía las lecturas solo cuando me correspondía, y es que toda mi vida me quejé de pánico escénico. Pero así, poco a poco, el Señor me fue insistiendo para que yo cumpliera esa misión.

Después llegó la Mater, y este caminar suyo por las familias y que, a pesar de las circunstancias que vivimos, se lleva a cabo con bastante facilidad. Hice mi Alianza el 18 de octubre, en compañía de unos pocos hermanos de la iglesia que rezamos el rosario en mi casa. Ese día le hicimos un rosario de luces que quedó hermoso, con velas con los colores de nuestra bandera”, cuenta ella.

Después de eso, fui llamada a servir al Señor de otra forma, ya no como lectora, sino en la sacristía, preparando el altar del Señor para la misa. No dudo que la Mater tuvo que ver en esto. Su bondad y su amor hicieron que yo recibiera esta nueva bendición. No me siento merecedora de este regalo, pero cuán feliz me hace. ¿Es mucho trabajo? Sí, pero para mí es un regalo. Bendita sea la Mater y bendito sea su Hijo, a quien amo más que a mi propia vida.

En mi Alianza no estuvo presente el sacerdote, porque no lo tenemos, excepto los domingos, pero como le dije a Eleonora – una amiga de Uruguay que hizo el contacto con Schoenstatt – quizás mi Alianza fue el sueño y el plan del P. Kentenich:  Desde la intimidad de mi corazón con el corazón inmaculado de la Mater, es una Alianza que va más allá de lo aparente porque solo el corazón de la Santísima Virgen y el mío estuvieron unidos íntimamente en ese día.”

Recorriendo las calles de Venezuela

Desde su llegada, la Virgen Peregrina va de una casa a otra. “Muchas veces ni siquiera la veo entre una y otra”, dijo Concepción.

La Mater se queda con cada familia los 9 días que dura una novena. “Debido a los problemas de transporte, dinero en efectivo, falta de gasolina y altos precios de los taxis, es mejor para todos nosotros que la Mater pase esos días con cada familia y así se unen más a ella con la novena”, explicó.

Aunque sí, hay tanta gente que pide su visita y hay tantos que deben esperar, ¡que pronto hará falta enviar otra!

 

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *