Publicado el 1. Octubre 2017 In Campaña

“Y María, presurosa se puso en camino” (Lc.1, 39)

CHILE, Carmen M. Rogers •

Es que sus andanzas, las andanzas de la Peregrina, no reconocen límites ni fronteras.
En una tienda de San Martín de Los Andes o en la picá[1] de Concón; en el quirófano o la oficina del Corredor de Bolsa; acogiéndote en la única casa de un perdido rincón de cordillera o silenciosa en la elegante sala de estar de aquella mansión, Ella siempre está ahí.

No te sorprendas: es “la Peregrina” – en salida nos dice el Papa Francisco- y Ella va donde quiere y dondequiera, sin sujetarse a  más indicaciones que las que le dicta el Amor.

¡Pobres misioneros!
Intentan programar y ordenar sus salidas… sólo hasta que oyendo una voz que nadie más puede oír, Ella se escapa de la página Excel donde la tienen numerada, y “presurosa se pone en camino”.

La  Mater secuestrada

Una de las aventuras más sabrosas  de la “Virgen en salida” es  ésta, la de la Mater secuestrada.

La primera imagen  había llegado a Chile en 1985 después de la celebración del centenario del Padre en Schoenstatt  y  Roma y una peregrinación “turística” por Tierra Santa y España.

Desde aquélla vinieron unas cuantas estrictamente controladas por misioneras celosas que se iniciaban en su apostolado.

En medio de celebraciones para recibir el año nuevo en 1991, un joven padre de familia que no alcanzaba los 50 años sufría un grave infarto al corazón.  A su cama de la UTI en la clínica en Viña del Mar, llegó “presurosamente” desde Santiago, la imagen de la Peregrina, aún antes que su propia madre.

Simplemente, se instaló.

¡Lejos estaba de imaginar su generosa misionera que jamás volvería a recuperarla y que no valieron protestas, recados, oraciones ni explicaciones para que el enfermo, ya sano, se decidiera a separarse de su Virgencita!

“Yo no pertenezco a Schoenstatt – dijo- y no sigo sus reglas: la Virgen vino y no se va de aquí.”

Hoy, casi de 30 años después, la “Mater secuestrada” -que nunca más figuró en un listado Excel- vive,  bendice  y acoge a los hijos y nietos del matrimonio de “secuestradores”:  mi hermano Miguel y mi cuñada.

[1] restaurante económico de excelente y abundante comida

sin número

Este artículo fue escrito motivado por:

Porque el que no está contra nosotros, está con nosotros

Etiquetas: , , , , ,

1 Responses

  1. ¡Me encantó el artículo! La Mater va a donde Ella quiere, aunque nos preocupemos o intentemos priorizar la norma a la vida.
    Lo comprobé varias veces!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *