Publicado el 9. Octubre 2017 In Campaña

La Peregrinación de las parroquias al santuario de Lisboa

PORTUGAL, Ana Pinto Camelo •

A finales de septiembre se realizó la peregrinación de las parroquias al santuario de Lisboa. Fue una tarde tan plena de fe y de alegría, tan rica en convivencia, que este “Correo de la Virgen Peregrina” intentará transmitirla.

María recibió a los misioneros en su santuario y llevó el capital de gracias a su Hijo. Llenos de fe, los misioneros renovaron su entrega en la consagración a la Santísima Virgen.

El Rosario que se elevó al Cielo

El 23 de septiembre tuvo lugar la peregrinación de las parroquias, fue el día de visita de los misioneros que reciben la Virgen Peregrina en el Santuario de Nuestra Señora de Schoenstatt en Restelo.

Fue una tarde plena de fe y de alegría. Antes de la llegada de las parroquias, se vivió la preparación: las ventas, los globos, las flores, el anda, los coros…

Los grupos fueron recibidos por cantos que los acompañaron hasta el santuario donde ofrecieron su capital de gracias simbolizado en un ramo de flores. En un ambiente de oración se presentaron delante de la Santísima Virgen para que Ella los acogiese bajo su manto.

Luego se inició la ceremonia en la plazoleta junto al santuario, con el anda ya repleto del capital de gracias.

Se rezó el rosario, el que se fue formando con globos mientras se meditaban los misterios gozosos. La alegría iba “in crescendo” así como el ambiente de fe y oración. Con el quinto misterio rezado en la puerta del santuario, se terminó de formar el rosario que se elevó al cielo.

Testimonios

Después de una pequeña pausa, la convivencia entre los misioneros permitió el intercambio de experiencias y… aperitivos.
Se aprovechó el momento para hacer compras y, naturalmente, para apreciar el rosario que el grupo de Cartaxo construyó con capital de gracias a lo largo de las celebraciones del centenario de Fátima.

Antes de la celebración de la Santa Misa, escuchamos tres testimonios. Fue el momento para que una apóstol, dos catequistas y dos coordinadores compartieran con los misioneros las gracias de transformación que la Virgen Peregrina llevó a las casas que visitó, las personas, las parroquias e incluso los lugares de trabajo.

Esta tarde de fiesta terminó con el alma llena de alegría, de fe y de renovación del compromiso misionero con la consagración a nuestra querida Madre Tres Veces Admirable.

 

Original: Portugués, 9/10/2017. Traducción: Carmen M. Rogers, Santiago de Chile

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *