Publicado el 18. Mayo 2017 In Campaña

Primer año de la Virgen Peregrina de Schoenstatt en Riohacha, La Guajira -Colombia

COLOMBIA, Beatriz Cárdenas, Coordinadora de la Campaña de la Virgen Peregrina de Schoenstatt en Riohacha •

La Virgen Peregrina de Schoenstatt llegó el 17 de abril de 2016 a Riohacha, La Guajira, ciudad ubicada al norte de Colombia y a orillas del mar Caribe. Desde ese día, Ella ha guiado cada paso de quienes iniciamos el proceso de entrega a su servicio. Ha sido un honor acompañar a tan distinguida y dulce visitante en estas tierras maravillosas. Ella ha participado en muchas actividades, ha recibido el cariño de los devotos que cada día se sienten atraídos y acuden a acompañarla cuando Ella lo solicita en su misterio.

Su llegada fue por la voluntad de Dios, porque en Riohacha no sabíamos nada sobre esta advocación. Fue recibida como sólo Ella lo merece, encendió el fuego en nuestro corazón en forma inexplicable. Todo lo ocurrido fue milagroso ese día, incluyendo la lluvia inesperada y tempestuosa en un lugar que poco llueve. Ella avanzó sin contratiempo hasta el lugar destinado para su presentación ante la comunidad presente. Este hecho se repitió a la misma hora del año anterior el 18 de abril de 2017, y volvió a llover desde las 5:30 p.m.

De nuevo, lluvia torrencial

Iniciamos la celebración del año de Peregrinación de la Virgen de Schoenstatt el lunes 17 de abril de 2017, con la Vigilia y la Eucaristía. El martes 18 fue el gran encuentro del primer año con la Mater. Todos apoyamos cada actividad con devoción y como a Ella le gusta, con nuestro corazón.

El día estuvo muy bello y las horas, poco a poco, nos iban marcando el tiempo del encuentro. Inesperadamente y como el año anterior, empezó a llover torrencialmente. Esto fue una sorpresa y en silencio repetimos con amor “Ella es la gran Misionera, Ella obrará Milagros”. A las 6.25 ya se encontraban muchos devotos y peregrinos en la Iglesia y se inició el Santo Rosario. A continuación los niños del Colegio Marcelo Graziosi representaron magistralmente la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Las familias respondieron con mucho amor, a pesar de la lluvia.

“Hagan todo lo que Él les diga”

Sorpresivamente, el Señor Obispo Mons. Héctor Ignacio Salah Zuleta, ya sobre el tiempo de iniciar la Eucaristía se hizo presente. Toda la comunidad estaba gozosa, concelebró con el Padre Heriberto Espinosa y tres Diáconos. Mons. Héctor inició la homilía resaltando el pasaje del Evangelio de las bodas de Caná en el que María dice “Hagan todo lo que Él les diga” (Jn 2, 1-11). “Ese fue un consejo de sus labios. ¿Nos falta el vino? Ahí está María, confía en Ella ilimitadamente, aprende a abrir los sentidos, para percibir su presencia, para aprender a tener fe, a saber hacer las cosas y mostrar resultados. Dejémonos amar de María y respondamos a su amor, cumplamos en el fortalecimiento de la evangelización y el rezo del Santo Rosario. ‘Amor con amor se paga’, Ella nos llama y mueve corazones. Acudamos a su llamado voluntariamente por amor a Ella. ¿Estamos solos? María nos acompaña, porque somos sus hijos. Peregrinos somos todos, sigamos su paso a donde quiera ir, Ella sabe a quién llegar, debemos ser sus ojos, sus manos y por ello decimos ‘utilízame como instrumento”, expresaba el Obispo.

Durante toda la Eucaristía se vivió un clima de devoción, amor y dulzura; el tiempo se detuvo, pasaron las horas sin sentirse, era la dicha de estar ahí, con gozo y paz.

Llegaste a Riohacha para quedarte y de nosotros depende que así sea

Gracias querida Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt, por establecerte en la parroquia San Judas Tadeo de Riohacha. Tu paso ha sido muy fecundo y sigues la misión. Gracias por el Padre Heriberto Espinosa, quien evidencia su compromiso cada día; por la Dra. Cristina (Directora del Colegio Marcelo Graciozi), en donde la Mater ha recibido mucho amor; por los Misioneros que al paso tuyo llegan a los hogares con tu imagen bendita; por el grupo de música; por los misioneros y por todos los peregrinos que nos acompañan el día 18 de cada mes para “llenar las amplias naves” de nuestra Santa Iglesia de San Judas Tadeo en la Eucaristía de encuentro.

Gracias por Monseñor Héctor Salah Zuleta, por su apoyo a la Campaña y su presencia en la Eucaristía del 18 de abril de 2017, a pesar de que hasta el último minuto su participación era casi imposible.

Te pedimos, Madre, que nos mires con bondad y atiendas las intenciones que te presentamos como Capital de Gracias, necesitamos que vayas a nuestro lado inspirándonos en el cumplimiento de nuestro compromiso con fidelidad. Llegaste a Riohacha para quedarte y de nosotros depende que así sea. “Nada sin ti, nada sin nosotros”.

Mater, también te doy gracias por el equipo de Chile y de Bogotá, que me han apoyado en esta misteriosa labor que me encomendaste, en donde inexplicablemente atraes corazones. Eres la gran educadora, los niños han encontrado en ti oportunidades y participan activamente en tu campaña. En Riohacha, “Ella es la gran Misionera, Ella obrará Milagros”.

 

Etiquetas: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *