Publicado el 27. Septiembre 2017 In Proyectos, Schoenstatt en salida

Cuando las personas no van a la Iglesia, la Iglesia les sale al encuentro

ALEMANIA, Gisela Sonka, Rita Löhr, Hna. Cordula-Maria Leidig •

Algunos schoenstattianos de Wiesbaden acudieron al mercado semanal en Wiesbaden-Biebrich con velitas en sus manos y temblorosas rodillas, invitaron a quienes pasaban a encender esas velas por una persona querida, y que lo hicieran en la Iglesia St. Marien, donde tenía lugar en ese mismo momento la adoración eucarística. Y muchos entraron… Todo comenzó con momentos de adoración silenciosa en el santuario y durante el “café dominical”.

El café dominical

Desde el 1º de septiembre de 2016, cuatro veces por semana hay una hora de adoración eucarística en el Santuario de Schoenstatt de Wiesbaden. Asisten regulamente siete personas, además de otras cuatro o cinco que se sienten motivadas y que acuden de vez en cuando a rezar.

Además, un domingo al mes hay dos horas de adoración con momentos de alabanza y de petición, al que acuden un número similar de personas, incluso vienen personas de fuera. Como preparación a esta adoración de alabanza, se dan cuatro impulsos al año con un “café dominical”, ya que justamente el domingo es para muchos solteros, viudas y viudos un desafío, como se pudo observar.

“Café dominical” es el subtítulo, “Gracias a Dios es domingo” es el título real. El impulso depende siempre del lema anual del Movimiento de Schoenstatt alemán. Este año, por ejemplo, el lema es: “Él se acercó y caminó con ellos…” en relación a la pregunta de cómo vivir la Santa Misa en forma más profunda. La Misa del Instrumento del “Hacia el Padre” ofrece mucho material para esto.

Corazón que escucha

Durante estos cuatro domingos en el año, la Hermana Angelus, que pertenece a las Hermanas de la Adoración de Wiesbaden, está siempre presente. Mientras se reza en el santuario la alabanza y se realiza la adoración, la Hermana ofrece un corazón que sabe escuchar y así las personas pueden acudir alternativamente a la sacristía para tener con ella una conversación espiritual o para una oración de petición. La Hermana es muy requerida, ya que después de su larga experiencia en una clínica psiquiátrica, tiene una manera excelente de llegar a las personas

Ir donde están las personas

En realidad, ella vive en Wiesbaden-Biebrich, donde se encuentra el Centro de la Adoración de todas las Hermanas de la Adoración de la India, que trabajan en Alemania. De seis a ocho horas diarias hay adoración eucarística allí en la Iglesia “St. Marien”, pero las Hermanas se preguntaron hace ya bastante tiempo, cómo poder invitar a personas de afuera. Primero, el Círculo del Santuario de Schoenstatt intentó organizar una vez por semana una oración de alabanza en “St. Marien”, pero no asistió nadie. Luego, surgió la idea de rezar la oración de alabanza en Biebrich, al mismo tiempo que funcionaba el mercado semanal, el que se encuentra directamente frente a la iglesia, a la sombra de la estatua de la Virgen María.

¡El 22 de septiembre llegó el gran momento! Dos señoras de la Rama de Matrimonios de Schoenstatt, primero con rodillas temblorosas, se dirigieron a las personas que se encontraban en el mercado realizando sus compras. Ellas regalaban una pequeña velita y les preguntaban si no querían encenderla en la iglesia por una persona querida, por alguien enfermo en la familia o en el barrio, y agregaban que uno podía quedarse un rato más largo en la iglesia haciendo referencia a la música y a la adoración.

La presencia del Señor en el mercado semanal

El “experimento” duró alrededor de 45 minutos, pero el resultado fue impresionante:

¡Nos encontramos nuevamente con una “madre-Lichtzeichen”! (Proyecto apostólico de la Rama de Madres de Alemania para ayudar a madres embarazadas con problemas). Dos mujeres jóvenes, que regularmente se encontraban una vez a la semana para rezar juntas en alguna iglesia de Wiesbaden o Mainz, esta vez se habían puesto de acuerdo para encontrarse en St. Marien. ¿Algo providencial? Llegaron a la iglesia 13 personas con sus velitas y se quedaron por un tiempo sorprendentemente largo. Otras 10 personas no entraron, pero con algunas de ellas se dieron conversaciones muy valiosas. Por ejemplo, el motivo de por qué se había retirado de la Iglesia o como una vendedora en el mercado siempre tenía la impresión que la Iglesia era algo poco comunicativo, casi retraido. Esto será distinto en el futuro…

Ambas repartidoras de velitas estaban radiantes y afirmaban: “¡Esto debemos hacerlo nuevamente! ¡Qué encuentros más fantásticos!”. Sentimos la presencia del Señor, quien junto a María invita a las personas a estar cerca de Él, abre los corazones, regala reconciliación, aclara malentendidos…

El próximo viernes 29 de septiembre, entre las 12.30 y las 14 horas continuaremos con este “experimento”…

 

Original: alemán, publicado el 23 de septiembre de 2017. Traducción: Tita Andras, Viena, Austria

Etiquetas: , , , , , , ,

2 Responses

  1. Me gustan mucho las homilias que publican. Yo soy de rama de señoras en chihuahua México y disfruto de escucharlas y leer sus articulos. Asi te sientes en una red mundial de shoenstatt. Gracias por publicar y unirnos a todos.

    • Muchas gracias Margarita por su comentario. Es justo lo que queremos crear – schoenstattianos en red. Faltan aun relatos, historias de Chihuahua que con mucho gusto esperamos.
      María del equipo de schoenstatt.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *