Publicado el 18. Mayo 2017 In 100 casas, Alianza solidaria, Obras de la misericordia, Schoenstatt en salida

100 casas: un pequeño barrio de la solidaridad

Por Maria Fischer y Ani Souberlich •

“A la alfombra con estrellas ubicada en el portal norte de la catedral de Colonia, se le agregaron otras 30 estrellas que fueron bendecidas el viernes 12 de mayo. Las 25 pequeñas y las 5 grandes estrellas fueron donadas esta primavera”, éste fue el mensaje de la radio de Colonia ‘Domradio’. Entre ellas, se encontraba también la estrella del equipo de fútbol 1. F.C. Köln, relató la fundación cultural ‘Kölner Dom’. “Con la estrella del equipo 1. FC Köln se acercan más las dos pasiones de Colonia: la catedral y el fútbol”, así comentó el P. Gerd Bachner, preboste de la Catedral.

Desde el comienzo del proyecto “11.000 estrellas para la catedral de Colonia” en el 2013, ya se han donado 346 estrellas. A partir de una donación de 5.000 euros para la fundación, los donantes son honrados con una pequeña estrella en bronce hecha a mano; ésta puede estar provista de un epígrafe individual. A partir de 11.000 euros se coloca en nombre del donante a una gran estrella de piedra de basalto de alta calidad.

Una alfombra con estrellas para la catedral de Colonia… Y surge un pensamiento: qué hermoso sería una alfombra de estrellas para nuestro Santuario Original, para nuestros más de 200 santuarios filiales en todo el mundo… Una alfombra con estrellas por amor al Santuario, tejida a partir del “Demuéstrenme que de verdad me aman”; por el encuentro de culturas, por la cultura de alianza que se torna en solidaridad, tal como el Papa Francisco nos dio como mensaje para el Jubileo. Pero no una “alfombra de estrellas” literalmente. Sino una “alfombra” hecha con las pequeñas casitas de ladrillo de color rojo profundo del proyecto “100 casas”, una corona de las más de 200 casitas, tejidas de la solidaridad de la alianza, y que en la última semana, sumó el regalo de 10 casas más.

 

CIMG9533

Un santuario hogar real

Volvió a suceder el primer fin de semana de mayo: en los asentamientos, en el área metropolitana de Asunción, allí donde las familias viven en situaciones indescriptibles de extrema pobreza, surgieron varias casas simples pero sólidas, con suelo firme, paredes hechas de ladrillos y un buen techo. Ani Souberlich se encontraba allí, se preocupó del material de construcción, les daba ánimo a los que construían con sus propias manos sus casas, su futuro, un futuro más justo.

La construcción en mayo fue posible gracias a los donantes de Alemania, Austria, Argentina, Paraguay, España, Portugal, Italia y Suiza, países que han querido ser parte del proyecto “100 casas”. Todas las donaciones que llegaron desde la Navidad hasta ahora han sido de gran ayuda, ya que en pocas semanas comenzará el breve invierno en Paraguay. Las temperaturas pueden bajar hasta 10°, y el que vive bajo unas bolsas de plástico tensadas por un par de palos, tendrá mucho frío, sobre todo si además llueve. Cada casa que se ha construido, se convertirá en un verdadero santuario hogar, donde personas experimenten calor y seguridad.

Cada casa lleva el nombre de un santuario filial, de un santuario hogar o de un santuario del corazón, que es propuesto por el donante.

“¿Por qué hasta ahora no sabíamos nada al respecto?”, escuchamos en las últimas semanas durante el encuentro con miembros de Schoenstatt de Paraguay, Argentina, Costa Rica.

“¿Por qué hasta ahora no hemos colaborado?”, se preguntaron otros.

Por qué es tan claro que no podemos parar ni en 100, incluso en 200 casas, le preguntaron al team de schoenstatt.org. Tal vez porque muchas familias aún están esperando una casa. Tal vez debido a que muchos santuarios filiales, muchos santuarios hogar aún no tienen ninguna casa de solidaridad. Tal vez porque muchas personas deberían experimentar la alegría que llega hasta el fondo del corazón, cuando uno ve que, con su gran y pequeña donación de 200 €/$, es capaz de cambiar para siempre la vida de toda una familia para algo mejor. Y también para cambiar la propia vida, la propia alianza de amor, la propia vida cristiana.

 

“100 casas”

“100 casas”. Este proyecto surgió el 31 de mayo del 2013 dentro del círculo de colaboradores de schoenstatt.org como regalo para el Jubileo, como expresión de alianza solidaria con el Papa Francisco.

“100 casas”. Esto es Schoenstatt en salida en el borde de la existencia humana. Todo comenzó con el encuentro de una schoenstattiana de Paraguay con familias, que vivían en situaciones de pobreza inimaginables: bajo bolsas de plástico amarradas a unos pocos palos enterrados en la tierra, con 40° de calor húmedo y al lado un hoyo en la tierra que servía de inodoro y, más terrible aún bajo lluvias torrenciales, inundaciones y algunos pocos días con un terrible frío en el invierno. Y aunque no podemos aliviar toda la pobreza en este país y en todo el mundo, simplemente no debemos darnos por vencidos.

“100 casas”: es una valiente decisión: pero simplemente lo intentaremos. Un pequeño equipo en Paraguay se encarga de conseguir parcelas y donaciones materiales y lo que falta, para que una familia construya con sus propias manos y con la ayuda de vecinos una casa sencilla: cuatro paredes, suelo y un techo sobre sus cabezas, eso lo donan personas desde todo el mundo. Esos increíbles 200 euros (o su equivalente en guaraníes, pesos, dólares, francos suizos…), hacen posible una casa solidaria.

“100 casas”: eso es algo que ha quedado de la Alianza de Amor del Jubileo de los 100 años. Las casas solidarias llevan el nombre de santuarios filiales, santuarios hogares y santuarios del corazón, como expresión del “paso del jubileo” desde los santuarios hacia afuera, hacia las periferias existenciales. Y el Papa Francisco conoce y está encantado con este proyecto.

“100 casas”: que se han convertido entre tanto en más de 200. Si todas ellas estuviesen juntas, entonces formarían un pequeño barrio. Y no se trata sólo de 100 o 200 casas. Hay más de 200 familias con dos, tres, cuatro, cinco…niños cuyas vidas han conseguido obtener un suelo bajo sus pies en el verdadero sentido de la palabra.

 

Agujé Ndeve

Agujé, Agujé Ndeve, Gracias: esto se puede leer en los carteles que Ani Souberlich ha colocado durante la construcción de una futura casa.

Agujé Ndeve – eso también está escrito en las tarjetas que a partir de este mes se les entrega a las familias que viven en una de las 200 casas, iniciativa que surgió del equipo base de schoenstatt.org. Una carta de agradecimiento en alianza solidaria, de parte de agradecidos amigos de estas familias, agradecidos porque ellos nos hacen posible experimentar, ver y tocar la alegría de la solidaridad.

Una nota de agradecimiento se encuentra en el primer santuario filial del mundo en Nueva Helvecia, Uruguay; otra nota está desde el 9 de mayo en el Santuario Original y uno u otro donante tiene una nota de estas en su Santuario hogar. Signos de esta red que surge cuando personas se encuentran con personas… Quien quiera tener una de estas notas, puede escribir a: [email protected]

En el Santuario de Madrid, el día 30 de cada mes, el P. José María García celebrará una Santa Misa por todos aquellos por todos aquellos que han construído una casa con sus donaciones y por todas fmilias que viven en una casa solidaria. Una red que se extiende por todo el mundo, y entre cielo y tierra. Alianza solidaria.

 

 

 

Donación

Lo que hace falta para construir una casa equivale a 200 €/US$.

o escanear el Codigo QR

 

 

 

 

 

O con el formulario de pago:

Ana Souberlich/M. Fischer

IBAN DE08400602650062268615
BIC GENODEM1DKM

Uso de la transferencia: 100 casas (y el nombre del santuario que hace la donación)

Página del proyecto:

100 casas solidarias

FOTOS

100 casas 2016

 

Todos los artículos del proyecto 100 casas

Categoría: Schoenstatt en salida-> 100 casas

Original: alemán, 14.05.2017 . Traducción: Tita Andras, Viena, Austria/ce

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *